Fotografía: Benjamin Dada en Unsplash
stop

Google asegura que la reforma de la Ley de Copyright de la UE puede provocar una caída de hasta el 45% de las visitas a las webs de noticias

Barcelona, 07 de febrero de 2019 (15:58 CET)

Google no descansará hasta que el Consejo Europeo tumbe por completo –o modifique categóricamente– la reforma de la Ley de Copyright que se ha discutido en los últimos dos años. La tecnológica californiana insiste en aclarar que está a favor de actualizar la legislación del copyright acorde a las transformaciones de la era digital, pero recuerda que el borrador de la normativa sigue incluyendo elementos que le roban la paz.

El Parlamento Europeo aprobó en septiembre la Directiva sobre Derechos de Autor, pero la misma no sobrevivió al primer debate en el Consejo, en enero, al no contar con mayoría suficiente por el rechazo de 11 países. La consecuencia de la primera votación es que el proceso se pospone y que es poco probable que pueda votarse antes de las elecciones europeas de mayo, pero la reforma todavía puede ser aprobada.

No obstante, dada la negativa de 11 países (más de los que se pensaba que se oponían al proyecto), también es cierto que si el borrador de la normativa no cambia seguirá contando con al menos esos 11 votos en contra, lo que a la larga sí podría tumbar el proyecto. ¿Y qué debe cambiar, según los críticos? Los artículos 11 y 13, los mismos que han sido objeto de debate en los últimos años, y los que Google siempre ha rechazado.

La reforma europea del copyright tiene a Google tan en vilo que, antes del primer debate, la tecnológica lanzó una campaña en medios españoles para presionar a la Unión Europea (UE) y publicó un simulador de cómo se vería su web si la normativa era aprobada. El escenario se antoja dantesco para la empresa, que asegura que si la directiva es aprobada su buscador se vería completamente vacío cuando alguien busque información actual.

Google: "Ahora es el momento de arreglar la Ley de Copyright"

En un nuevo comunicado sobre la Ley de Copyright, Google dice que "ahora es el momento de arreglar la directiva", al considerar que el rechazo en el primer debate y la dilación de su puesta en marcha representan una segunda oportunidad para enmendar los artículos 11 y 13. "Las normas preliminares no están cuidadosamente equilibradas y perjudicarán a la próspera economía creativa en Europa, en cuenta la comunidad creadora de Youtube", afirma.

Sobre el artículo 13, Google entiende que le perjudicará porque "responsabilizaría directamente a los servicios de internet por cualquier infracción de derechos de autor en el contenido que las personas comparten en sus plataformas". Es decir, que si un usuario publica en algún portal de la tecnológica un contenido que viola las leyes de copyright, el Parlamento culpabilizaría a Google por permitir la circulación de ese contenido.

La empresa exige que no le conviertan en responsable de nada de lo que usuario publique, y ofrece toda la colaboración que pueda dar a los titulares de derechos para proteger sus contenidos previo aviso de los afectados. Google prefiere un modelo como el actual, en el que los titulares de derechos proporcionan referencias de infracciones para que las plataformas identifiquen y eliminen el contenido prohibido.

El infame artículo 11 de la Ley de Copyright de la UE

Con respecto al artículo 11, Google se ratifica en su defensa del "periodismo de alta calidad". Este artículo es muy similar al cánon de AEDE por el que Google News no funciona en España, que prohibe los enlaces a contenidos de medios. Es decir, que si la reforma es aprobada, Google News dejará de funcionar en Europa y los enlaces a las noticias en el buscador se limitarán a dar solo el nombre del medio.

El simulador que Google lanzó en enero para mostrar cómo se verían sus noticias en el buscador una vez aprobada la normativa era una protesta contra el artículo 11. La empresa revela ahora que el experimento resultó en una caída sustancial de tráfico en las webs de los medios de comunicación. La versión más moderada del simulador concluyó con un descenso del 45% en las visitas a los sitios de noticias.

"Nuestro experimento demostró que muchos usuarios se volcaron a webs no noticiosas, plataformas de redes sociales y sitios de vídeos, en otra consecuencia involuntaria de una legislación que busca proteger el periodismo de alta calidad", explicó Google. "El artículo 11 debería permitir compartir hechos y usar vistas previas de las noticias para brindar a los usuarios de la web el contexto necesario", agregó.

Google reconoce que ha crecido el número de países europeos que se oponen a estos artículos. Italia, que en un principio apoyó la normativa pero que fue uno de los 11 países que la rechazó en el primer debate del Consejo, pidió el miércoles a los líderes de la UE rechazar la reforma si no se modifican los artículos 11 y 13. Además, una petición de firmas en Change.org cuenta ya con el apoyo de más de 4,5 millones de internautas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad