La capitalidad del móvil atrae a MasterCard a Barcelona

stop

Inaugura una oficina en la calle Beethoven y anuncia el lanzamiento del sistema de pago 'PayPass', un servicio global para 'smartphones', tabletas o ordenadores

Joaquin Trigo, Javier Pérez, Pilar Aurrecoechea y Joan Hortalà

08 de mayo de 2012 (13:45 CET)

España es el único país de la Unión Europea donde MasterCard tiene dos oficinas, en Madrid y Barcelona. La “empresa tecnológica que ofrece al consumidor diferentes medios de pago”, en palabras del presidente de la compañía en Europa, el español Javier Pérez; inauguró en abril una nueva delegación en la calle Beethoven de la ciudad condal atraída por la capitalidad del móvil, la Mobile World Capital (MWC).

La cúpula de la compañía justifica la segunda oficina por el perfil del mercado catalán, más proclive a sumarse a los avances tecnológicos en el sector bancario que el resto de España. La directora general para España y Portugal de MasterCard, Pilar Aurrecoechea, asegura que en Barcelona “la gente está dispuesta a usar las nuevas tecnologías de pago, los comerciantes también y hay las sedes de grandes entidades”. Tres características que han pesado en el lanzamiento del sistema de pago PayPass Wallet, que también ha tenido lugar este martes.

Según un informe realizado por Inmark, el 45,6% de los pagos en comercios en Catalunya se realizan con tarjeta. Por encima de la media española, que es del 38,2%. El gasto mensual también es más alto que en el resto del país: 430 euros frente a 298 euros.

Sin tarjeta ni efectivo

La principal novedad del sistema de MasterCard es que se trata de un “monedero electrónico que permite almacenar todo tipo de tarjetas de pago”, explica Pérez. Por lo que el cliente puede agrupar en una misma aplicación todas las tarjetas de crédito y débito que estén en su poder, aunque pertenezcan a entidades financieras distintas.

En Barcelona el pago sin tarjeta, contacless, está más avanzado que en otras ciudades españolas. Precisamente, a raíz de la MWC se está adaptando el transporte público y los comercios de las principales vías de la ciudad ya disponen de datáfonos que permiten pagar sin tarjeta. Algunas entidades a título individual, como La Caixa (que también colabora con MasterCard), ya han llevado la tecnología a la inmensa mayoría de los cajeros automáticos.

El principal handicap para el desarrollo de la tecnología es que los smartphones con el chip que autorizará los abonos por Near Field Communication (NFC) no empezarán a llegar masivamente al mercado español hasta mitad de 2013. Para cubrir el gap tecnológico, MasterCard introduce el PayPass mediante una pegatina que se activará y cargará online.

Desarrollo

El sistema llegará de forma masiva al mercado español “a finales de 2012 o principios de 2013”, según Aurrecoechea. Dependerá de los acuerdos a que llegue con las entidades españolas. Por el momento, ya han firmado pactos con Banesto, Euro 6.000, Banco Popular y BBVA. Aunque dialogan con más grupos.

Por otro lado, esperan que la nueva tecnología tenga una implementación más rápida que otros avances en el sector por el contexto macroeconómico actual. “La permisividad fiscal que había hasta ahora en Europa se endurece y el fraude será un delito importante, como EEUU. Esto deja de hacer atractivo el efectivo”, afirma Pérez.

También valoran de forma positiva el nuevo proceso de reestructuración financiera de España. “Es más barato usar la mismo SIM del teléfono móvil que comercializar una tarjeta de plástico o un chip diferente”, comenta el presidente de MasterCard Europa. La compañía ha iniciado el contacto con “grandes grupos de retail” para que ejerzan de motor cuando empiece la comercialización masiva de la tecnología.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad