Google IO 2018. Fotografía: Google

La multa de la UE a Google encarecerá los móviles Android

stop

Tras la multa de 4.000 millones de euros Google cobrará hasta 40 dólares a cada móvil premium para que use Android con sus aplicaciones y servicios

Madrid, 19 de octubre de 2018 (18:22 CET)

La multa de 4.000 millones de euros que la Unión Europea impuso a Google por considerar que abusaba de su posición en con el sistema operativo Android puede obligar a los fabricantes de móviles a replantearse su futuro, empezando por considerar si sigue siendo viable utilizar el Android que Google desarrolla.

La multa tenía como finalidad castigar a Google por prácticas contra la competencia al obligar a instalar servicios y posicionar sus aplicaciones en un lugar predeterminado siempre a la vista del usuario. Por ejemplo, para que Google no cobre por cada licencia los fabricantes deben usar Chrome como navegador predeterminado y Google.com como motor de búsqueda.

Google cobrará hasta 40 dólares o 34 euros por cada licencia de Android

La primera consecuencia de la multa la verán los fabricantes. Según documentos obtenidos por The Verge, Google cobrará hasta 40 dólares o 34 euros por cada licencia de Android que incorpore los servicios de la empresa, especialmente Google Play Store, donde se encuentran las aplicaciones.

Estas licencias se cobrarán a partir del próximo 1 de febrero de 2019 y tendrá consecuencias directas para los usuarios, que verán crecer el precio de los móviles.

La forma que tendrá Google de cobrar estas licencias se basará en el país en el que se venda el equipo y la densidad de píxeles de la pantalla. Por ejemplo, en los países más caros como Reino Unido, Suecia, Alemania, Noruega y Países Bajos un móvil con una densidad de píxeles superior a 500ppp (puntos por pulgada) pagará el máximo, 40 dólares. Entre 400ppp y 500ppp pagará 20 dólares, por debajo de 200ppp pagará 10 dólares. Los equipos más baratos de entrada pagarán una licencia de 2,50 dólares.

Google hace esta distinción por resolución de pantalla porque se entiende que cuando más resolución, de mayor categoría es el equipo y más caro saldrá a la venta.

Esta es una terrible noticia para los fabricantes que hasta ahora recibían Android de forma gratuita a cambio de poner servicios y aplicaciones de Google. Y aunque la empresa se ha defendido indicando que Android es gratuito y cualquier fabricante puede acceder a él sin los servicios de Google (conocido como AOSP o Android Open Source Project), esta versión de Android no incluye servicios que los usuarios requieren, como tienda de aplicaciones o soporte de actualizaciones automáticas por parte de Google.

Por otra parte, Google comparte beneficios de las búsquedas que genera Chrome con los fabricantes, una forma de incentivar a las marcas de móviles que se decidan por el Android con sabor Google.

Subir precios o un mar de androides

Para entender a lo que se enfrentan los fabricantes de móviles podemos mirar a China, donde Android es el sistema operativo más usado. El problema del país es que cada fabricante usa una versión de Android diferente, con su propia tienda de aplicaciones.

Existen aplicaciones como WeChat que además de un servicio de chat y red social, ofrece pequeñas aplicaciones dentro. Aun así, el usuario medio de China utiliza varias tiendas de aplicaciones, pese a que los grandes fabricantes como Huawei, Oppo, Xiaomi o Vivo ya incluyen su propia versión.

La mayoría de los fabricantes de móviles apenas ganan dinero con los equipos. Los márgenes son tan bajos que una tasa de 40 dólares por cada dispositivo se trasladará directamente al bolsillo de los usuarios. Ni siquiera los fabricantes de móviles premium lograrían asumir el precio de la licencia.

Los peor parados serán los móviles de gama media, que están entre 200 y 300 euros. Estos equipos son los más vendidos en Europa y los márgenes de beneficio son casi inexistentes a no ser que vendan miles de equipos.

Quien podría beneficiarse mucho por esta decisión europea es Amazon, cuya tienda de aplicaciones pese a no ser muy conocida, se puede instalar de forma sencilla en cualquier dispositivo Android. Los desarrolladores pueden elegir subir sus aplicaciones en Amazon Appstore y compartir beneficios con el gigante del comercio electrónico.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad