Fotografía: Lime

Lime retira sus patinetes en Suiza tras varios accidentes

stop

Un error de software puede ser la causa de varios accidentes con patinetes eléctricos de Lime. Además acusan a Bird de amenazar a un conocido blogger

Madrid, 14 de enero de 2019 (14:54 CET)

La compañía de movilidad compartida Lime ha decidido retirar temporalmente el medio millar de patinetes que tenía desplegados en las ciudades suizas de Zúrich y Basilea. El motivo son una serie de accidentes ocurridos en los últimos meses que algunos informes atribuyen a un mal funcionamiento de los vehículos.

En concreto se cree que la causa puede estar en una parada brusca del patinete que ha provocado la caída al suelo de algunos usuarios. Las consecuencias de estos accidentes abarcan desde los rasguños y golpes de diversa consideración hasta lesiones más o menos graves.

"La compañía ha enviado a los usuarios de los patinetes Lime un aviso de que está investigando si la causa del mal funcionamiento de los patinetes se debe a una actualización de software que provoca que el patinete se reinicie si avisar mientras está en uso, lo que provoca que se active el sistema antirrobo que los bloquea," dicen en TechCrunch.

Desde Lime España confirman el problema detectado en Suiza, que está bajo investigación. Además la compañía ha tomado medidas preventivas para anticiparse a cualquier problema que pueda surgir en su flota de patientes a escala global. "La seguridad de los usuarios es nuestra prioridad", aseguran, "y pedimos disculpas a los usuarios por las molestias". Respecto a si ese mismo problema podría reproducirse en España, lo descartan por las medidas ya adoptadas y porque los patinetes son "diferentes".

Los daños por la irrupción del patinete eléctrico

Al margen de los accidentes que Lime investiga en Suiza, la irrupción del patinete eléctrico en las ciudades —en muchos casos sin orden ni concierto— ha provocado en los últimos meses numerosos heridos y algunas víctimas mortales.

Debido a esto, en España, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha elaborado recientemente una normativa para el uso y circulación de los patinetes eléctricos, que incluye una limitación de la velocidad a entre 25 y 30 kilómetros por hora, circulación exclusiva en calles y carriles bici, y prohibición total de su uso en las aceras.

Algunas ciudades españolas, como Madrid, ya aplican esta normativa a través de ordenanzas municipales; y compañías de alquiler de patinetes como Bird y Lime han optado por recomendar el uso del casco y difundir a través de las redes sociales información y recomendaciones para mejorar la seguridad de los usuarios y recordar la necesidad de cumplir con las normas de circulación aplicables.

Bird intenta silenciar a un periodista

Por otro lado Bird, otra de las compañías de patinete compartido más conocidas, ha sido objeto de críticas en los últimos días por "tratar de silenciar" a Cory Doctorow, un popular blogger y activista.

Doctorow se hizo eco en su conocido blog, llamado Boing Boing, de cómo era posible "secuestrar" un patinete de Bird y utilizarlo libremente, desvinculado de la red de Bird, utilizando un kit específico que se puede comprar en internet por unos 25 euros.

Según explica Doctorow en su blog, Bird intentó silenciar su post enviándole una amenaza legal que el blogger y asesor de la EFF ('Electronic Frontier Foundation') —una organización sin ánimo de lucro dedicada a defender los derechos de libertad de expresión e internet— califica como "estúpida".

El texto legal de Bird se basa en que "hacer mención y enlazar un foro en el que se discute la existencia de kits de conversión" de los patinetes de Bird a patinetes personales, implica que una violación de las leyes que "limitan la difusión de herramientas para eludir los mecanismos que protegen obras amparadas por los derechos de autor, como por ejemplo herramientas o programas para extraer el contenido de un DVD."

Difundir esas herramientas es punible en EE UU con hasta un año de prisión, y hasta medio millón de dólares de multa. Pero del dicho al hecho hay un trecho, y una cosa es difundir esas herramientas y otra es hablar de ellas, y "obviamente no es ilegal hablar de ello," dice Doctorow.

Actualizado 15 de enero para incorporar la información proporcionada por Lime España.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad