Oriol Balaguer fusiona lo mejor del chocolate y del vino en una edición limitada

stop

El conocido pastelero se inspira en la bodega Abadia Retuerta para crear un maridaje único

Muestra de los chocolates Balaguer y los vinos de Abadía Retuerta I ED

19 de noviembre de 2014 (14:17 CET)

El vino es un fiel acompañante de quesos, embutidos y, en ocasiones, dulces como el chocolate. Un maridaje ya inventado al que el pastelero Oriol Balaguer ha sabido darle su toque especial. Ha creado siete exclusivos bombones inspirados en los aromas que desprende la vid de Abadia Retuerta. Para ello, y durante dos años, ha pisado los campos y ha catado los vinos inéditos de esta bodega hasta dar con la combinación perfecta de uva y cacao.

El resultado ha sido la edición limitada Vino y Chocolate (V&C), dulces inspirados en los vinos que mejor le maridan. Para unos, el Vendimia Tardía, un verdejo de 2013 obtenido de una vendimia tardía. Para otros, el 18 Year Old Tawny 1996, resultado de la primera añada.

Un camino complicado y dulce

Balaguer reconoce que llegar hasta el día de la presentación ha sido “complicado, dulce y mágico”. La colección que ve la luz tras dos años de trabajo es “muy interesante y distinta” pese a no haber inventado nada, porque como matiza el experto gastronómico, detrás hay una historia. “Se ha decidido trabajar con estos dos vinos que son las dos joyas de Abadía y todos los chocolates han sido pensados y diseñados para ellos”.



El director de la bodega, Enrique Valero, explica que si la uva de Abadía Retuerta ha impregnado el cacao de Balaguer ha sido porque el pastelero ha sabido ir más allá de los vinos.

Ediciones limitadas

Para ello, se ha familiarizado con la vid, ha recorrido la historia de los viñedos junto con el enólogo Ángel Anocíbar y ha encontrado la inspiración en un entorno natural de 700 hectáreas en el que conviven la miel, la lavanda y los piñones. Precisamente, algunos de los sabores que se fusionan con el chocolate del maestro catalán.

La edición de los chocolates acompañados del vino de 18 años dispondrá de tan sólo 200 botellas y su precio asciende a los 75 euros. Por su parte, del lote en el que se incluye el Vendimia Tardía, se venderán 400 unidades a un precio de 40 euros. Aunque de este último, como reconoce Valero, hay más ejemplares.

Los puntos de venta también serán exclusivos. Se han seleccionado tiendas especializadas como Lavinia, Vila Viniteca, las propias tiendas de Oriol Balaguer y la bodega de Abadía Retuerta, entre otros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad