PayPal se impone como el medio favorito para pagar online

stop

Siete de cada diez internautas utilizaron este método de pago, seguido de lejos por la tarjeta de débito. La comodidad y seguridad son las claves de este sistema

Más del 70% de los internautas han usado a PayPal para sus compras.

Barcelona, 04 de junio de 2016 (10:28 CET)

Fundada hace casi dos décadas en California, PayPal se ha convertido en el medio de pago favorito de los compradores online. Durante el primer trimestre de 2016 tuvo unos beneficios de 2.544 millones de dólares y registró un total de 184 millones de cuentas activas, con una media de 28 transacciones por cuenta durante los últimos doce meses.

Su éxito ha sobrepasado las fronteras del país que lo vio nacer. Según un estudio del Observatorio Cetelem, siete de cada diez internautas españoles utilizaron en 2015 PayPal como método de pago para sus compras online. Concretamente, el 72 % de los consumidores pagaron alguna de sus compras con la pasarela de pago estadounidense, un incremento de un punto porcentual con respecto al 2014. Según el estudio de e-commerce, los jóvenes de entre 25 y 34 años fueron los más asiduos, con un 77,6 % de internautas que lo utilizaron.

¿Cuál es el secreto de PayPal?

En 2002, cuatro años después de su fundación, eBay adquirió PayPal por 1.500 millones de dólares. En 2015, la compañía ingresó 9.240 millones. Pero, ¿cuál es su secreto? PayPal permite pagar compras en tiendas virtuales de todo el mundo gratis, así como enviar dinero a familiares y amigos.

Su principales ventajas son la comodidad, ya que una vez se ha asociado una cuenta bancaria o una tarjeta no hace falta volver a introducir los datos, y la seguridad, puesto que no comparte los datos financieros del comprador con el vendedor, señalan desde el comparador de tarjetas HelpMyCash.com.

Para abrir una cuenta en la popular plataforma de pago solo es necesario introducir un correo electrónico y una contraseña y registrar aquellas cuentas o tarjetas que uno quiera. Las compras pueden abonarse con tarjeta de crédito o débito, con una cuenta bancaria o con el saldo de la cuenta PayPal.

Pero también tiene pegas. Para que un usuario pueda pagar con Paypal el comercio debe haberse dado de alta previamente y, además, asumir la comisión que la plataforma le cobra por cada venta, por lo que no todas las tiendas virtuales lo aceptan, aunque su uso está muy extendido.

Le sigue la tarjeta de débito

El segundo medio de pago más utilizado por los internautas en sus compras online efectuadas el pasado año fue la tarjeta de débito (52 % de los encuestados la mencionaron), seguido del efectivo o contra reembolso, cuyo uso se ha reducido del 24 al 16 % en un año. El cuarto método de pago más popular fue la tarjeta de crédito con pago a fin de mes, es decir, sin intereses (19 %).

El 7 % de los consumidores financian sus compras

Alrededor del 7 % de los internautas aseguraron haber utilizado un método de pago fraccionado para abonar sus compras online. En concreto, un 5 % mencionó revolving y un 2 % la financiación ofrecida por la propia web del vendedor. O lo que es lo mismo, siete de cada cien consumidores recurrieron a un método de pago que, en la mayoría de los casos, devenga intereses y encarece la compra.

Por ejemplo, un usuario que hiciese una compra de 500 euros con tarjeta de crédito y la fraccionase durante cinco meses acabó pagando 31,68 euros más en concepto de intereses, contando con que la tarjeta tuviese un tipo de interés del 25 %, algo habitual en los plásticos.

Devolución de hasta el 5 % en compras

Aquellos que durante el pasado año financiaron sus compras online podrían haber ahorrado dinero si hubiesen pagado con una tarjeta que bonificase un tanto por ciento del importe de la operación. Por ejemplo, quienes hubiesen pagado una compra de 500 euros a cinco meses con la Tarjeta Oro Bankintercard acabarían abonando 30,40 euros en concepto de intereses; sin embargo disfrutarían de una devolución del 5 % sobre el importe de la compra, o del 3 % si la compra se ha producido a partir del segundo año de haber contratado la tarjeta.

Es decir, que el cliente pagaría unos 30 euros, pero recibiría una devolución de 25 euros, por lo que habría fraccionado una compra durante cinco meses con un coste de solo 5 euros.

Otras tarjetas que devuelven una parte de las compras serían la tarjeta de crédito de Bankinter que bonifica el 2 % del importe de cualquier compra aplazada o la Nueva Visa Barclaycard que devuelve el 1 % de todas las compras, tanto de las que se hayan pagado a plazo como de las que no. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad