Fotografía (cc) Marco Verch en Flickr
stop

China es uno de los países donde existen más empresas de minado de criptomonedas que aprovechan los bajos precios de la electricidad

Madrid, 09 de abril de 2019 (19:41 CET)

China se plantea prohibir la minería de criptomonedas en su territorio por considerarla una “actividad económica indeseable” según los estándares del país. Se trata de una propuesta que debe votarse el próximo 7 mayo pero que ya ha puesto en alerta a toda la comunidad que ejerce esa actividad en aquel país.

Según el diario South China Morning Post, un informe creado por la Comisión Nacional del Desarrollo y Reforma de China indica que este tipo de negocios debe prohibirse debido a que consumen recursos valiosos para el país. Además generan un impacto medioambiental enorme.

El minado de criptomonedas se genera gracias a ordenadores creados específicamente para esta tarea que requieren una gran cantidad de energía para funcionar durante las 24 horas del día. Estos ordenadores resuelven complicados problemas matemáticos que se utilizan para comprobar que las transacciones son lícitas y no se duplican las monedas.

A la búsqueda de electricidad barata

Las empresas de minado buscan zonas donde la energía es más barata, especialmente las que están cerca de centrales hidroeléctricas o termoeléctricas, ya que en China la energía sigue siendo generada principalmente por la quema de carbón.

No son negocios populares entre la comunidad donde se instalan. Aunque algunas prometen puestos de trabajo para la comunidad, no se quedan más que en la construcción de sus edificios. Debido a la volatilidad de las criptomonedas, pueden desaparecer rápido si el minado ya no es rentable.

Si China finalmente decide tomar medidas más serias contra estas empresas, el minado de criptomonedas será más difícil al encontrarse menos servidores donde realizar los cálculos, por lo tanto las transacciones tardarán más y esto ahuyenta a inversores. Aunque es probable que den una moratoria a estas empresas para que trasladen sus servicios a otros países y el impacto sea menor.

Cuando se cierra China se abre Mongolia

China es el país donde se fabrica el grueso de los servidores necesarios para el minado de criptodivisas, así como donde se alojan las mayores granjas de minado. Durante principios de año se ha visto un incremento en la compra de estos ordenadores, con más de 1 millón de nuevos equipos.

China gastó más de 111 megavatios durante 2017 solo en el minado de criptomonedas. Es el país que más energía consume seguido de Georgia, Estados Unidos, Canadá, Suecia, Islandia y Estonia.

Si China finalmente aprueba alguna forma de bloqueo del minado de criptodivisas, muchas de estas empresas se pueden mudar a Mongolia, un país vecino que aprovecha la energía hidroeléctrica de sus montañas.

El país oriental espera abrir hasta 1.000 nuevas empresas de minado solo en 2019. Pero con ello el consumo eléctrico y el desabastecimiento para las poblaciones cercanas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad