La estética de la Saroléa Man X7 está inspirada en las antiguas motos de competición. Fotografía: Saroléa.

Una atractiva motocicleta eléctrica con 330 km de autonomía

stop

La compañía Saroléa construirá 25 unidades de la motocicleta Saroléa Man X7, capaz de alcanzar los 100 km/h en 2,8 segundos

Nacho Palou

La estética de la Saroléa Man X7 está inspirada en las antiguas motos de competición. Fotografía: Saroléa.

Madrid, 16 de agosto de 2018 (10:10 CET)

En 2014 el fabricante belga Saroléa preparó la espectacular Saroléa SP7 eléctrica para competir en el evento anual que se celebra en la isla británica de Man.

El nuevo modelo Man X7 es la versión 'de calle' de aquel modelo al que iguala en atractivo al adoptar su estética retro y deportiva. La versión de calle resulta sin embargo más ligera  al utilizar un chasis de fibra de carbono y otros materiales ligeros para mejorar el manejo y las prestaciones.

"A diferencia de los motores de gasolina que tienen cientos de piezas en movimiento los motores eléctricos tienen una sola pieza móvil: el rotor," explican desde Saroléa. "El restulado es que la aceleración de la Saroléa Man X7 es instantánea, silenciosa y suave."

La autonomía es más propia de un coche eléctrico que de una motocicleta entre 280 y 330 km según la versión

El resultado es una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y una velocidad máxima limitada a 240 km/h. La autonomía es más propia de un coche eléctrico que de una motocicleta de 217 kg: 330 km con la versión equipada con batería de 22 kWh, y 280 km para la versión de 18 kWh. La carga de la batería alcanza el 85% en 25 minutos.

05 Cam03 final 1500px

Saroléa

En cualquiera de sus versiones la Saroléa Man X7 no es barata: unos 45.000 euros dependiendo de la versión. Y solo se van a construir —al menos de entrada— un total de 25 unidades.

Saloréa comenzó a fabricar motocicletas hacia 1890 y regresó en 2010 después de 60 años de ausencia

A pesar de no ser una marca especialmente conocida Saloréa comenzó a fabricar motocicletas hacia 1890. La marca como tal desapareció en los años de 1960 absorbida por otra compañía hasta que, en 2010, los hermanos Torsten y Bjorn Robbens resucitaron la marca y comenzaron a desarrollar motocicletas eléctricas de altas prestaciones.

En 2017 el modelo SP7 de Saroléa, pilotada por Dean Harrison, logró una respetable cuarta posición en la competición de la Isla de Man con una velocidad promedio de 174 km/h.

Hemeroteca

Coche eléctrico
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad