La tecnología IoT tiene cada vez más peso en la industria automovilística. EFE

Coches que pagan solos la gasolina: la revolución de Visa

stop

Visa está explorando pagos de IoT a través de los coches y piensa que los vehículos podrían pagar su propio parking en tan solo 12 meses

Madrid, 16 de enero de 2020 (17:11 CET)

Probablemente has oído hablar del llamado Internet de las cosas (IoT). Se refiere a la red de objetos cotidianos que están conectados a Internet. Piensa: móviles, frigoríficos, coches, incluso bombillas.

Las conversaciones sobre IoT a menudo evocan temores de realidades distópicas similares a las de la serie Black Mirror. Si las cosas que usas a diario están conectadas y se comunican entre sí, es fácil entender cómo la privacidad y la seguridad se van a compertir en grandes preocupaciones. Los dispositivos de IoT pueden recopilar datos como la ubicación, los hábitos de gasto e información sobre salud.

Es ese rico tesoro de datos y esa conectividad siempre vigilante lo que ha atraído la atención de uno de los mayores actores de los pagos en el mundo, así como de los inversores de capital riesgo y startups. 

Y a medida que el IoT continúa evolucionando, los expertos y los analistas de la industria están explorando aplicaciones a través de algo que todos hacemos a diario: comprar cosas. No solo están mirando tu cartera, sino también tu coche como la próxima oportunidad para desplegar pagos en el Internet de las Cosas.

Pagar el parking o la gasolina desde el coche

Hemos hablando con expertos en pagos para saber qué es posible cuando se trata de dispositivos inteligentes que pagan facturas, y cuáles serán algunos de los grandes obstáculos para su adopción. El gigante de la red de tarjetas Visa ha estado invirtiendo en pagos de IoT durante los últimos 2 años, según ha explicado a Business Insider Bisi Boyle, vicepresidente de IoT de Visa

Boyle encabeza los esfuerzos en torno a los pagos conectados y está dirigiendo el cobro de Visa para asegurarse de que los rieles de la red de tarjetas estén bien conectados en el IoT. Y de cara a 2020, se va a centrar en el despliegue de los pagos invisibles en los coches.

"Vimos la oportunidad debido a esta explosión de dispositivos conectados que conforman el Internet de las cosas que la gente usa ahora todos los días", explica Boyle. Los coches son los primeros en la lista, argumenta.

Los 4 casos de uso que Visa está explorando con los coches son el combustible, el parking, la comida y los peajes. Los coches, según Boyle, probablemente serán el primer lugar donde los consumidores verán los pagos del Internet de las cosas, y pronostica que esa función podría incluso comenzar a verse el año que viene. 

"La idea es que uno simplemente está viviendo su vida y todas estas experiencias de pago ocurren", explica Boyle. Y pone como ejemplo el parking. Los coches habilitados para IoT podrán encontrar plazas de aparcamiento en la calle y pagar el parquímetro, todo ello sin que el conductor tenga que sacar el móvil o la cartera.

El siguiente reto: la comida autoservicio

Visa está apostando a que los casos de uso en torno al parking y la gasolina comenzarán a verse entre los próximos 12 y 18 meses, según Boyle. Visa ya se ha asociado con empresas automovilísticas como Honda para empezar a desplegar esta tecnología. Sin embargo, pagar por el parking y la gasolina son solo el principio. Boyle vislumbra la recogida de comida autoservicio como el siguiente paso para la tecnología en los próximos 3 años. 

Los peajes son otra área con potencial, pero Boyle cree que la adopción tardará unos 3 años. La idea es llevar los pagos de los peajes a los coches que usan IoT, en oposición a los proveedores de peaje electrónico existentes. "Hay que trabajar con diferentes gobiernos y ayuntamientos, por lo que eso llevará un poco más de tiempo", argumenta Boyle.

Y aunque estos pagos pueden ser "invisibles", Boyle no ve un mundo en el que las máquinas estén iniciando los pagos sin la participación del propio propietario. Por supuesto, los pagos de IoT eliminarán la necesidad de sacar la billetera, pero los usuarios seguirán teniendo que autorizar los pagos realizados por las máquinas. 

"No me importa que pague por mí, pero quiero que me pregunte primero, y quiero que sepa que soy yo", explica Boyle. "Tienes que diseñar la experiencia de pago de manera que la gente sienta que puede confiar en ella", añade.

Coches que pagan su propia gasolina

Al igual que Visa, el codirector de inversiones de Citi Ventures, Ramneek Gupta, está apostando por los coches para conducir la primera oleada de pagos de IoT. "A día de hoy los pagos originados por máquinas o sin interacción humana son un poco primitivos, aunque creo que habrá mucha más creación de valor desde el ecosistema de las startups", explicó Gupta a Business Insider en noviembre.

A medida que los dispositivos cotidianos como los coches y los móviles se vuelvan más inteligentes, Gupta piensa que los pagos de IoT son inevitables. "Es el siguiente paso natural", sostiene.

Gupta espera que estos pagos iniciados por máquinas salgan a la luz en los próximos 2 o 3 años. Citi Ventures, de hecho, ya ha financiado una startup con sede en la India llamada CarIQ, que está explorando los pagos iniciados desde los coches sin necesidad de una tarjeta de crédito.

La startup recaudó 5 millones de dólares en una ronda Serie A en junio, y en agosto el fabricante de automóviles Varroc adquirió una participación del 74% en la compañía.

Soluciones puntuales frente a plataformas universales 

El modelo de plataforma de CarIQ es una forma de iniciar en el espacio de pagos de IoT, según Dan Herscovici, socio de Edison Partners. La otra receta es un enfoque basado en el producto. "Es un enigma muy interesante, y ha vivido en el Internet de las cosas durante mucho tiempo. Es la solución puntual frente a la plataforma", explica Herscovici. 

El fabricante de electrodomésticos LG, por ejemplo, podría crear una lavadora habilitada para IoT y luego asociarse individualmente con empresas de servicios de reparación o redes de pago.

"Eso no es práctico", argumenta Herscovici. "Cuando buscamos startups, lo que buscamos es gente que esté ofreciendo plataformas o ecosistemas, en contraposición a las soluciones puntuales individuales que son ajenas al dispositivo en el que se están insertando". Aunque la construcción de una plataforma puede ser cara, la financiación está ahí fuera, añade Chris Sugden, socio gerente de Edison Partners.

Si lo construyes, ellos financiarán

Mientras que los grandes jugadores como LG o Visa están haciendo realizando grandes impulsos para el desarrollo del IoT, los ganadores todavía están por definir. Sugden cree que las startups, con dinero procedente del capital riesgo, pueden competir. "creo que se puede venir del mundo de las startups porque hay grandes rondas de financiación disponibles, incluso de múltiplos de 100 millones de dólares. Eso no ocurría en el pasado", expone Sugden.

Sugden menciona el denominado síndrome SoftBank —la preocupación en torno a las rondas de financiación gigantescas y el exceso de financiación a startups como WeWork— pero con un gran modelo de negocio, los inversores están dispuestos a proporcionar suficiente capital para perseguir lo que algunos podrían ver como ideas nobles, dijo.

"Estamos viendo que esas cosas se financian ahora en áreas en las que no se podría conseguir financiación para que realmente se lleven el mercado", cuenta Sugden. "Alguien más podría francamente robar tu idea antes de que tengas la posibilidad de hacerlo".

Los coches no son el único caso de uso, pero llevará tiempo

Y mientras que los pagos de IoT pueden materializarse en los coches en los próximos años, Sugden y Herscovici piensan que otros casos de aplicación tardarán más de 10 años. Aunque la tecnología se mueve rápidamente, las infraestructuras heredadas y el comportamiento de los consumidores, difícil de cambiar, podrían retrasar la adopción del Internet de las cosas. 

En el hogar, por ejemplo, los electrodomésticos como las lavadoras se compran y sustituyen con menos frecuencia que los teléfonos móviles. Algunos de estos electrodomésticos pueden durar en el hogar más de 10 años, subraya Herscovici.

Los móviles, por otro lado, tienen una alta penetración en el mercado y se reemplazan con frecuencia. Y eso facilita el camino para que las empresas utilicen los pagos de IoT dondequiera que haya un smartphones presente.

Amazon está explorando el IoT a través de los smartphones con el lanzamiento de sus tiendas sin cajeros Amazon Go, que funcionan con IoT. Actualmente hay más de 20 de estos establecimientos abiertos en Chicago, Nueva York, San Francisco y Seattle. Amazon tiene como objetivo abrir 3.000 tiendas Go para el año 2021.

Usando la aplicación Amazon Go, los compradores pueden escanear sus móviles para entrar, tomar lo que quieran de los estantes, salir y ser cobrados automáticamente después de salir de la tienda. Los techos de las tiendas están equipados con cámaras y sensores para controlar tu carrito virtual. No hay cajas, así que los clientes nunca tienen que sacar sus monederos para pagar sus compras. 

Aún así, queda un largo camino por recorrer para la tecnología. "En los servicios financieros y de fintech en general, y en los pagos en particular, todo el mundo piensa que va a suceder más rápido de lo que lo hace", sentencia Sugden.

Noticia original: Business Insider

Autor: Shannen Balogh

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad