stop

El futuro reglamento de la UE prevé sanciones de hasta 20 millones de euros por faltas graves en el tratamiento de datos personales

Barcelona, 07 de enero de 2018 (16:29 CET)

Los grupos de Whatsapp no se limitan a los compañeros de trabajo, familiares o los amigos del club: muchas empresas, desde comercios de barrio a discotecas, recurren a esta herramienta tecnológica para comunicar sus novedades y promociones.

En rigor, este recurso no se limita a esta plataforma de mensajería, también se utiliza (sobre todo entre los medios de comunicación) el servicio Telegram, aunque es menos invasivo que Whatsapp –en parte, por ser menos popular-.

Pero una resolución de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) puede cambiar las tornas: este organismo ha determinado como infracción grave la inclusión de un usuario a un grupo de Whatsapp sin consentimiento previo, una decisión que aumentará la cautela a la hora de incluir a gente en chats que ponen al descubierto datos privados de otros.

Esta resolución en realidad se refiere a un caso en un ayuntamiento en Valladolid, donde un concejal de la localidad de Boecillo incorporó en un grupo de información vecinal a personas que no dieron su consentimiento.

Teniendo en cuenta que la infracción del ayuntamiento de Boecillo se considera grave, las multas ascienden hasta 300.000 euros. Pero como se trata de una administración pública, el pago de la sanción no procede.

Las faltas graves por violación de datos pueden acarrear sanciones de hasta 20 millones de euros a partir de mayo

No obstante, con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos de la UE que entrará en vigor en mayo, el montante a pagar por infracciones graves en este ámbito puede ascender hasta los 20 millones de euros.

No llega los chats personales

Según precisa a Efe el abogado Joaquín Muñoz, del despacho Ontier, la ley de protección de datos no aplica a los tratamientos de datos personales en el ámbito doméstico, por lo que los usuarios de este servicio de mensajería incorporados a un grupo familiar o entre amigos no se verían afectados inicialmente por la resolución.

Pero otra cuestión es si se comparten en el chat teléfonos de gente que no se conoce entre sí y además se hiciera para fines informativos, publicitarios u otras actividades profesionales distintas al motivo inicial de grupo de Whatsapp.

Para evitar problemas, el tema se puede resolver fácilmente si el administrador de grupo avisa a la persona que se desea incorporar su teléfono al chat , y esperar la autorización para incluirla.

El caso es similar al de los correos electrónicos a listas de destinatarios en donde se exige que los correos receptores se incluyan en copia oculta, porque los miembros involucrados tampoco tienen opción previamente para negarse a ser incorporados a la comunicación en grupo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad