Amazon frena su crecimiento tras el regreso de las tiendas físicas

Los ingresos del gigante de comercio electrónico crecen un 15% en el tercer trimestre, un ritmo mucho más lento que hace un año en plena pandemia

Amazon. EFE/EPA/JUSTIN LANE

Amazon no compite únicamente con otras plataformas de comercio electrónico. El gigante que fundó Jeff Bezos también tiene que vérselas con el comercio físico. La campaña de vacunación ha logrado reducir la tasa de contagios en varios países y las restricciones por el coronavirus remiten, algo que la multinacional tecnológica ha notado en su cuenta de resultados de su tercer trimestre fiscal.

Los ingresos que ha logrado Amazon entre junio y septiembre de 2021 alcanzan los 110.810 millones de dólares (más de 94.800 millones de euros), con lo que obtiene un 15% más que lo que ingresó en el mismo período del año pasado (cuando sus ingresos alcanzaron los 96.100 millones de dólares, unos 82.200 millones de euros).

Sin embargo, en el tercer trimestre de 2020 los ingresos de Amazon crecieron un 36% con respecto al mismo período de 2019, por lo que el crecimiento del gigante del comercio electrónico se ha desacelerado notablemente justo cuando en muchos de sus mercados se regresa a la vieja normalidad.

Estos son los principales datos de los resultados de Amazon en su tercer trimestre:

  • Ingresos de Amazon Q3 2021: 110.812 millones (+15%)
  • Ingresos de Amazon en lo que va de 2021: 332.410 millones (+27,6%)
  • Beneficio neto de Amazon Q3 2021: 3.156 millones de dólares (-50%)
  • Crecimiento de ingresos esperados para el Q4 2021: Entre el 4% y el 12%.

Gran papel de la nube y los servicios

La multinacional ha logrado evitar las pérdidas este cuarto gracias al gran comportamiento de Amazon Web Services (AWS). La división cloud de Amazon obtuvo un beneficio operativo de 4.880 millones de dólares (4.175 millones en euros), un 37,4% más que en el mismo trimestre del año pasado, cuando reflejó 3.535 millones (3.024 millones en euros).

Así, la nube aporta ya el 15% de las ventas netas de la compañía.

“En los primeros meses del COVID-19, los trabajadores de Amazon jugaron un papel clave ayudando a la gente a contar con equipamientos de protección, comida y otros artículos bajo demanda, y trabajamos muy de cerca con empresas y gobiernos para ofrecer AWS con el fin de que pudiesen garantizar la continuidad de su operativa”, revindicó Andy Jassy, CEO de Amazon.

De hecho, de no haber sido gracias a AWS, Amazon habría arrojado pérdidas en las cuentas de su tercer trimestre fiscal. Mientras que el beneficio operativo de AWS fue de 4.880 millones de dólares, el beneficio operativo consolidado de toda la compañía fue de 4.852 millones de dólares, y su beneficio neto en este cuarto de 3.156 millones.

Es más: por primera vez en la historia, el segmento de Servicios de Amazon (que incluyen suscripciones Prime o ventas de AWS) ha superado a las ventas en retail. De los 110.810 millones de dólares que lograron en ingresos, 55.936 millones fueron en servicios, mientras que 54.876 fueron en ventas de productos.

La única mención que hace Amazon en sus resultados a Twitch, que recientemente sufrió un grave hackeo, es a los hitos que logró New World, el primer videojuego de Amazon Games, con espectadores concurrentes en su propia plataforma.

Futuro “caro” a corto plazo

Ya en la presentación de resultados del cuarto inmediatamente anterior, el director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, advirtió que la tasa de crecimiento de la compañía se resentiría en los próximos trimestres debido al regreso a la vida normal tras la pandemia.

Sin embargo, eso no ha evitado que Amazon no haya colmado las expectativas de Wall Street y sus acciones cayeran anoche en el mercado.

Jassy enfatizó en su presentación de los resultados ante los accionistas que la firma siempre ha enfatizado que al elegir entre optimizar los beneficios a corto plazo y optar por aquello que es lo mejor para los clientes a lo largo plazo, ellos siempre elegirán lo segundo. “Y lo podéis ver incluso en esta fase de la pandemia”.

Por ello, el CEO del gigante avanzó que esperan incluir “miles de millones de dólares en costes adicionales en nuestro negocio de Consumo mientras nos enfrentamos a los problemas de la cadena de suministro, los costes de personal aumentados, y el crecimiento de los costes de distribución”. “Todo mientras tratamos de minimizar el impacto en nuestros clientes de cara a Navidad”.

“Será caro para nosotros a corto plazo, pero nuestros clientes y socios son la prioridad correcta”

En un encuentro con los medios, el director financiero, Brian Olsavsky, vaticinó que el beneficio operativo de la compañía en el cuarto trimestre del año podría situarse entre 0 y 3.000 millones de dólares, lo que es un descenso significativo con respecto a los 6.900 millones que lograron en el último cuarto del año pasado. Esperan unos ingresos de entre 130.000 y 140.000 millones.

El último trimestre de Amazon es esencial, teniendo en cuenta que la multinacional confía en las compras navideñas así como en el Black Friday que tendrá lugar en las próximas semanas.

Sin embargo, en sus predicciones achacan el impacto de la pandemia, los cambios de divisas, la demanda de los consumidores, el mercado laboral o la cadena de suministros como factores que podrían alterar su prospectiva.

Noticia original: Business Insider

Autor: Alberto R. Aguiar