La pandemia y la tecnología fragmentan el ecosistema de movilidad

El informe 'Digital Auto Report 2020. El sector de automoción después de la pandemia' elaborado por PwC analiza el futuro de un sector en profunda transformación

 

La novena edición del Informe Digital Auto Report 2020, elaborado por PwC, analiza el estado de la industria automovilística y cuál será evolución y crecimiento hasta 2035 en los principales mercados.

Un sector duramente afectado por la pandemia, que se traduce en una caída dramática de las cifras de ventas y de producción: según las últimas estimaciones de PwC se espera que en 2020 las ventas de vehículos en todo el mundo caigan un 13,9%, hasta los 64,6 millones de coches, con respecto a 2019; y la producción se contraiga un 18,9%, hasta los 59,6 millones de unidades.

Los consumidores no esperan que los coches completamente autónomos sean una realidad antes de 2035

Esta situación, dice Manuel Díaz, socio responsable del sector Automoción de PwC, “ha reducido la capacidad de las marcas para invertir en el desarrollo de las nuevas tecnologías”, por lo que en el corto plazo la industria de la automoción tiene el foco puesto “sobre todo en recuperar lo antes posible los niveles de ventas y producción mundiales previos a la COVID-19,” a la vez que lidia con desafíos como “las restricciones de emisiones y en el desarrollo del vehículo eléctrico.”

Cambios en los hábitos individuales de movilidad

Pero también tecnologías como el coche conectado, autónomo, eléctrico, y compartido van a transformar profundamente el sector y el ecosistema de movilidad, como también van a causar su fragmentación.

Esta fragmentación se deriva de las diferentes posibilidades y combinaciones de movilidad que posibilitan estas tecnología, y con las que la industria busca satisfacer los nuevos hábitos individuales de movilidad de los consumidores.

La cantidad de modelos de negocio distintos va a obligar a muchos actores del sector a revisar sus estrategias

A su vez, los consumidores tienen y tendrán cada vez más a su disposición un amplio catálogo de opciones (y de modelos de negocio) que se pueden combinar entre sí para satisfacer sus necesidades y preferencias particulares: vehículos privados o compartidos, por renting o por suscripción, de conducción activa o autónoma, compartidos con conductor (ridehailing) o sin conductor (robotaxis), con otros pasajeros (ridepooling) o no; de tecnología eléctrica o híbrida…

Tecnologías CASE: conectividad, autonomía, movilidad compartida, y eléctrica

El Informe Digital Auto Report 2020, elaborado por PwC, destaca cuatro ejes que están marcando el futuro del automóvil: conectividad, autonomía, movilidad compartida, y eléctrica que se engloban en las siglas CASE (Connected cars, Autonomous and Automated driving, Shared, and Electric).

  • Conectividad para satisfacer las exigencias regulatorias en EE UU y en la UE, donde se espera que en 2025 el parque de vehículos totalmente conectados supere el 50%.
  • Autonomía, que será “marginal” hasta al menos 2035. Según los analistas de PwC el porcentaje de vehículos en la segunda fase más avanzada de autonomía (Level 4) será del 14% en la UE en 2035, y de menos del 1% en la fase de autonomía más avanzada (Level 5).
  • Movilidad compartida. El informe concluye que la situación generada por la COVID-19 y la caída de las inversiones en el vehículo autónomo van a ralentizar la transición hacia los nuevos modelos de movilidad compartida. Según el informe, en 2035 el 72% de kilómetros recorridos en la UE serán todavía en régimen de vehículo en propiedad.
  • Eléctrica. La UE (junto con China) lidera la adopción del vehículo eléctrico. Se espera que en 2025 la proporción de coches nuevos puramente eléctricos (con batería eléctrica o BEV) sea del 17% en la UE.

Las tecnologías CASE desde el punto de vista de los consumidores

La pandemia ha provocado un aumentado del porcentaje de consumidores que prefieren utilizar el vehículo privado antes que el transporte público y la movilidad compartida.

Las previsiones apuntan a una reducción del parque de vehículos en Europa en 2035 como consecuencia de los cambios en las preferencias de los consumidores

Además los usuarios de movilidad compartida valoran ahora por encima de todo la limpieza y la desinfección de los vehículos compartidos, por delante de los descuentos o las ofertas de precio.

En lo que se refiere al vehículo conectado, los consumidores demandan servicios integrados en su vehículos, pero no se muestran demasiado proclives a pagar por ellos al contrario de lo que se estima en la industria, según el informe.

Y mientras que la conducción autónoma genera expectación entre los consumidores —el 66% de los entrevistados usarían los vehículos autónomos— en cuanto a la tecnología de propulsión los vehículos de gasolina siguen siendo los preferidos por los consumidores aunque el coche híbrido —que combina un motor término y un motor eléctrico— gana popularidad.

Acceso al informe (Parte 1): Digital Auto Report 2020 — El sector de automoción después de la pandemia