La Comunidad Valenciana triplica los puntos de carga de coche eléctrico en dos años

El presupuesto de ayudas para instalar puntos de recarga pasa de 10,5 millones a 34 millones

El conseller de Economía Sostenible, Rafael Climente, junto con la directora general del Ivace, Júlia Company

La Comunidad Valenciana ha acelerado el despliegue de puntos de carga hasta triplicar los electrolizadores públicos en dos años. En 2020 se alcanzaron los 1.020 puntos de carga de uso público mientras que para este año se estima que estarán en funcionamiento más de 3.100 estaciones de carga del coche eléctrico.

“Hemos superado tanto los objetivos marcados para el 2020 en el Pan de Movilidad Eléctrica y Despliegue de la Infraestructura de Recarga que Ivace elaboró en 2017 como los marcados para 2025 y prácticamente ya hemos alcanzado los objetivos previstos para 2030”, explican a Economía Digital desde la Consellería de Economía Sostenible.

A esta situación se ha llegado tras la asignación a la Comunidad Valenciana de 42,6 millones de los cuales 30 millones se asignan a incentivar la compra de vehículos híbridos o eléctricos mientras que 10,5 millones se presupuestaron para infraestructuras de recarga.

Dada la buena acogida del programa, el Instituto Valenciano de la Competitividad Empresarial (Ivace), que es el que gestiona estas ayudas, solicitó la ampliación del presupuesto a través de un informe justificativo que el Ministerio de Transición Ecológica, a través del Instituto de Diversificación y Ahorro Energético (IDAE) aceptó.

La ampliación recibida viene a duplicar el presupuesto inicial de manera que se añaden 23,5 millones (hasta alcanzar los 34 millones) para apoyar la instalación de puntos de recarga y un total de 18 millones de euros para la adquisición de vehículos (que acumula un presupuesto de 48 millones.

Ivace Energía subvenciona la implantación de infraestructura recarga de vehículos eléctricos por adquisición directa, incluyendo para comunidades de propietarios la preinstalación eléctrica para recarga. Las ayudas en el caso de particulares, autónomos, comunidades de propietarios y administraciones sin actividad económica será del 70%, incrementándose hasta el 80% en el caso de municipios de menos de 5.000 habitantes.

Para las empresas la ayuda es de un 35%, aunque si se trata de medianas empresas la cuantía asciende al 45% y para las pequeñas se sitúa en el 55%. Además, si están ubicadas en municipios de menos de 5.000 habitantes, la ayuda se verán incrementada en un 5%.

Ayudas desde el 15,5% del precio del coche eléctrico

Las ayudas para la adquisición de coches eléctricos por parte de particulares se eleva hasta los 7.000 con un máximo de precio del vehículo de 45.000 euros, excepto para vehículos de 8 o 9 plazas, donde el límite se sitúa en los 53.000 euros. Esto supone que la subvención suponga, como mínimo, el 15,5% del precio del vehículo. Cuanto más barato sea el coche, mayor porcentaje supone la subvención.

En el caso de los híbridos enchufables, la subvención es de 5.000 euros, por lo que, como mínimo, supone el 11,1% del precio de vehículo. Estos importes implica el achatarramiento de un vehículo.

En el caso de las motocicletas eléctricas, el incentivo puede llegar a los 1.300 euros con achatarramiento y de 1.100 euros sin mandar al desguace un vehículo. El precio máximo para optar a la subvención son los 10.000 euros, por lo que ayuda cubre desde 11% del precio de venta.

Además, el programa Moves III proporciona ayudas de un 10% adicional a actuaciones en municipios de menos de 5.000 habitantes tanto para la instalación de infraestructuras de recarga en estos territorios como para la compra de vehículos por parte de personas que estén empadronadas en ellos. También dota con un 10% extra la ayuda que reciben las personas con movilidad reducida.

La movilidad como pilar fundamental

La directora del Ivace, Júlia Company, asegura: “La movilidad es sin duda un pilar fundamental si realmente queremos construir un nuevo modelo energético porque el transporte es el principal consumidor de energía de la Comunitat Valenciana con el agravante de que, prácticamente todo su consumo, procede de derivados del petróleo”.

En este sentido, indica que la estrategia de la Conselleria pasa por “apoyar las iniciativas que den prioridad a las maneras de transporte más limpias y eficientes; a una utilización más racional del automóvil, favoreciendo los vehículos limpios y con bajo consumo de energía proveniente de combustibles alternativos o renovables”.

“Todo este esfuerzo se refleja en los datos de la evolución de la red de puntos de recarga en nuestro territorio. Unos datos que vamos a seguir trabajando, para continuar mejorándolos y consolidar una red mallada y potente de puntos de recarga, algo fundamental para un verdadero cambia hacia la movilidad eléctrica”, concluye la directora del Ivace.

Ahora en portada
Banco Mediolanum da por segura la guerra de depósitos