Parálisis renovable valenciana: 403 días en vez de los 30 estipulados para el inicio de una planta

La adminisión a trámite de un proyecto de planta renovable en la Comunitat Valenciana tarda una media de 132 días en vez de los dos meses que legalmente debería prolongarse

Instalación de energía renovable gestionada por Foener

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

La adminisión a trámite de un proyecto de planta renovable en la Comunitat Valenciana tarda una media de 132 días en vez de los dos meses que legalmente debería prolongarse, mientras que otro de los primeros pasos para que salgan adelante estos proyectos, la exposición pública, todavía es más sangrante: la media es de 403 días cuando debería tardar únicamente 30.

Así lo denuncia la asociación de empresas de energías renovables y otras tecnologías limpias de la Comunitat Valenciana, Avaesen, que lamenta la extrema lentitud y la excesiva burocracia que rodea un proyecto renovable, más aún en un contexto de crisis climática.

Y es que mientras que el 61% de la potencia instalada en España (en MW) a finales de 2023 era de fuentes renovables, la contribución de la Comunitat Valenciana respecto a la capacidad instalada renovable total era de únicamente alrededor del 3% de la total instalada a nivel nacional.

Así se extrae del Informe de Situación de las Energías Renovables en la Comunitat Valenciana, un documento que estudia a fondo la situación de las renovables en territorio valenciano y lo sitúa en el contexto español y que elaboró la Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (Avaesen).

El objetivo del documento es poner en perspectiva las cifras de los últimos años y ser una herramienta útil para comprender la realidad del desarrollo renovable en la Comunitat Valenciana.

Al respecto de la instalación efectiva de capacidad renovable en la Comunitat Valenciana en los últimos años, las cifras del informe demuestran que el territorio «no ha estado a la altura» de los desafíos que presenta la transición energética ya que hoy en día reflejan «una parálisis y un bloqueo burocrático» debido a la normativa actual, lamenta Avaesen.

De hecho, el informe destaca que durante el período 2019-2023, la media de instalación en la región ha sido de 30 MW al año. De continuar a este ritmo, el informe señala que se requerirían casi 150 años para alcanzar la meta fijada para el año 2030.

En este sentido, desde Avaesen explican que la media de admisión a trámite de una planta de energía renovable es de aproximadamente 132 días. Y es que esta situación no es nueva. En 2020, fue de 123 días; en 2021, de 169 días; en 2022, de 118 días y en 2023, de 119 días.

Otro de los primeros de los múltiples pasos que tienen que dar los proyectos renovables son los de la exposición pública de su futura instalación. En este caso, la media es de 403 días, mientras que en 2020 fue de 491 días; en 2021 fue de 412 días y, en 2022, de 174 días.

Desde Avaesen explican que en el año 2022 la cifra se redujo significativamente porque el gobierno valenciano de ese momento, el Botànic presidido por Ximo Puig, contrató los servicios de la empresa pública Tragsa para agilizar estos trámites, pero este contrato venció el pasado verano y, de momento, el nuevo gobierno no lo ha renovado, algo que esperan con interés para que de nuevo vuelva a reducirse este enorme espacio temporal perdido.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp