Afín SGR formaliza 144 millones en avales, un 50% más de lo prometido al Banco de España

La sociedad dirigida por Jose María Badía alcanza un 22% de coeficiente de solvencia y logra reducir a un tercio el peso público de sus operaciones

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

La entidad valenciana de avales Afín SGR alcanzó en 2022 los 144,6 millones de euros en avales, lo que supone superar en un 50% las estimaciones que se enviaron al Banco de España. De este modo, se convierte en la quinta SGR de España superada por Iberaval, Elkargi, Garántia y Avalis y por delante de AvalMadrid.

La sociedad ha mejorado sus operaciones con entidades financieras, que han avanzado un 78,5% hasta alcanzar los 90 millones de euros, lo que le ha pemitido que el volumen operaciones a través del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) se sitúe en el 37,87%. El coeficiente de solvencia se situó por encima del 22%.

El director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y presidente del consejo de la entidad avalista, Manuel Illueca, ha dicho: «Cuando en marzo de 2016 llegué al consejo, mi compromiso fue rehabilitar la Sociedad y recuperarla para el tejido empresarial. Hoy, podemos asegurar que estamos ante una sociedad solvente y sólida. Cancelamos el total de la deuda, el riesgo vivo crece de forma sostenida, el coeficiente de solvencia se sitúa por encima del 20%, contamos con una actividad creciente que nos sitúa entre las principales SGR del país y hemos vuelto a la senda de los beneficios”.

Manuel Illueca, director general del IVF./ Europa Press

La Sociedad de Garantía Recíproca de la Comunidad Valenciana ha cerrado el ejercicio con un beneficio de 997.645 euros, un resultado que ya recoge el impacto provocado por la Circular 04/2022 del Banco de España (BdE) y que ha obligado a las entidades financieras a incrementar el porcentaje de provisiones de la cartera de riesgo. En el caso de Afín SGR esta disposición del BdE ha supuesto unas provisiones adicionales de 1,47 M€.

José María Badia, director general de Afin SGR

José María Badía, director general de Afín SGR, ha explicado durante la Junta que los ingresos del ejercicio 2022 «han aumentado un 69,45% respecto al ejercicio anterior, pasando de 3,03 millones a 5,13 millones de euros. Al tiempo, hemos logrado controlar los gastos de explotación que han disminuido un 9,62%, reduciéndose de 4,4 millones a 3,9 millones de euros. Esta gestión nos ha permitido que, por segundo año consecutivo, la sociedad presente beneficios”.

Como es práctica habitual en el sector, José María ha matizado que “los beneficios obtenidos se han destinado a reforzar el Fondo de Provisiones Técnicas para dar cobertura a las operaciones de la SGR e igualando, por tanto, el resultado del ejercicio a 0”.

En línea con el incremento de los ingresos, el riesgo vivo de la sociedad alcanzó a cierre de 2022 los 420,68 millones de euros, lo que supuso un incremento del 28,93% respecto al ejercicio anterior. Esta tendencia positiva contrasta con la caída sistemática del riesgo vivo y de los ingresos por avales que durante 15 años había sufrido la entidad hasta 2021.

Aquel ejercicio, Afín SGR volvió a presentar un año completo de crecimiento del riesgo vivo, situándolo en 326 millones de euros frente a los 202,4 millones de euros de 2020. Del mismo modo, las previsiones para 2023 sitúan el crecimiento del riesgo vivo cerca de los 540 millones de euros. Por su parte, los ingresos por comisión de avales también ascendieron en 2022 hasta los 4,4 millones de euros, frente a los 2,5 millones de euros de 2021 o los 1,7 millones de euros de 2020.

Respecto a la distribución del riesgo vivo por sectores, el terciario e industrial son los más representativos. Aunque aglutinan cerca del 88% del peso total, el terciario ha disminuido su relevancia pasando del 70,45% al 68%, mientras que el sector industrial ha ganado peso y ya supone casi el 20% del total del volumen de la cartera. El sector de la construcción ha reducido su peso del 14,27% al 11,13%.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Ahora en portada
Una caja de naranjas. Foto: Freepik.
Un riesgo inasumible que podría acabar con nuestra citricultura