El puerto de Valencia comienza a recibir a los buques de Cosco desviados del Mar Rojo

El gigante chino ya ha realizado una operación con uno de sus navíos, cuyas mercancías pasarán ahora a ser redistribuidas desde el puerto valenciano al resto del Mediterráneo

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El puerto de Valencia ya recibe a los primeros buques de mercancías que se han visto obligados a evitar el Mar Rojo por el conflicto que vive la región. El gigante chino Cosco ya ha realizado una operación con uno de sus navíos, que hizo escala en la dársena valenciana el 19 de enero, y cuyas mercancías pasarán ahora a ser redistribuidas desde este punto al resto de los puertos del Mediterráneo.

No es la primera naviera en realizar esta operación. El puerto valenciano ya recibió el 8 de enero al primer gran buque procedente de Asia que tuvo que ser desviado al cabo de Buena Esperanza, debido al riesgo de que sean atacados por los rebeldes hutíes en el Mar Rojo. En concreto, en esa ocasión fue el MSC Isabella, de la principal naviera del mundo.

El puerto espera en próximas fechas y de manera indefinida mientras se alargue el conflicto en el Mar Rojo la llegada de más buques de navieras que han tomado la ruta alternativa por África, que tardan de media dos semanas más en arribar a su destino al tener que bordear el continente para evitar la ruta del Mar Rojo.

El de Valencia será utilizado como puerto de escala por estos buques de navieras que están reestructurando sus rutas debido a la situación en el mar que divide la Península Arábiga de África y podría posicionarse como uno de los que mayor tráfico del Mediterráneo reciba de barcos procedentes de Asia.

El puerto se ha preparado para recibir a esos grandes buques con actuaciones como avisar a importadores, hacer hueco en las terminales o reajustar horarios de trenes de mercancías, todo ello para desarrollar una operativa ágil.

Las navieras MSCMaersk, Cosco y CMA CGM poseen terminal propia en el puerto valenciano, y de ellas, MSC es la que más tráficos genera en este recinto.

Ahora es el gigante chino, operador de la principal terminal del puerto de Valencia, el que ya ha comenzado a realizar esta operativa. En concreto, el buque Cosco Shipping Gemini del servicio AEU3, que une Asia con el norte de Europa, ha hecho esta escala excepcional en la terminal de Cosco Shipping Ports (CSP) Spain en Valencia el 19 de enero.

Debido a la situación especial en el Mar Rojo, la compañía china ha tomado la decisión de ajustar la ruta de este barco, evitando el Canal de Suez y eligiendo la ruta del Cabo de Buena Esperanza. El puerto de Valencia ha sido el primer puerto de escala en el Mediterráneo para este servicio, y en la terminal de CSP Spain se ha llevado a cabo la descarga de los contenedores destinados a otros puertos en la región mediterránea.

Preocupación entre el empresariado valenciano

Los empresarios valencianos ya han mostrado su preocupación por la demora que se está produciendo en los tiempos de viaje por la ruta alternativa de los buques al paso por el Mar Rojo, y por el encarecimiento de los fletes.

El presidente de la patronal CEV, Salvador Navarro, señaló recientemente que la situación causa un aumento en los trayectos de entre 15 y 20 días, lo que puede ocasionar retrasos en la entrega de mercancías y en la entrega de productos finales.

También el precio de los fletes puede repercutir en el precio de venta de los productos y, por tanto, en los ciudadanos, advirtió.

La situación en el Mar Rojo, que ha motivado desvíos por el cabo de Buena Esperanza, complica la importación proveniente de Asia de materias primasproductos semifacturados o alimentación, entre otros, con la afección que podría conllevar para numerosos sectores como el esmaltero de Castellón o el del automóvil.

En el medio y largo plazo, puede afectar a la exportación, agravando la situación de la industria de la Comunitat Valenciana, según el presidente de la confederación.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp