Grefusa resiste la crisis del coronavirus y factura 129 millones en 2020

La empresa vincula los resultados con el repunte del consumo de la categoría de las pipas

Agustín Gregori CEO Grefusa baja

La empresa de aperitivos lleva 92 años en activo. Grefusa.

El año 2020, marcado por la Covid-19, ha supuesto un gran estrago para los resultados de las empresas. Sin embargo, ha habido algunas, como es el caso de Grefusa, que han mantenido sus ventas estables. La empresa de la Comunitat Valenciana ha alcanzado los 129 millones de euros, lo que supone una ligera reducción respecto al año anterior.

Según el comunicado emitido por la misma empresa, en el que no se desglosa ni el resultado de explotación (ebitda) ni el resultado neto de Grefusa, el mantenimiento de la facturación se debe al repunte del consumo de la categoría de las pipas, que se ha convertido en la «reina» de los aperitivos dentro del hogar durante la pandemia.

En 2019, la marca obtuvo unas ventas de 130,5 millones de euros, lo que supuso un aumento del 17% respecto al ejercicio anterior (111,7 millones de euros) y la «consolidación del negocio«.

Grefusa obtuvo 130,5 millones de euros en ventas en 2019

El consejero delegado de Grefusa y nieto del fundador, Agustín Gregori, ha celebrado estos resultados registrados en lo que ha calificado como «un año complicado«.

«Compartimos el orgullo y el optimismo, pues en el peor de los escenarios conseguimos adaptarnos, logrando permanecer en una posición de liderazgo dentro de nuestro sector», ha indicado.

También ha querido agradecer a los consumidores, «por su confianza«; y a los empleados y colaboradores, «por su esfuerzo«. «Son ellos no habría sido posible salir adelante», añade.

«Históricamente, nos hemos ido adaptando a las nuevas demandas de los consumidores y a las nuevas circunstancias». «La situación generada en 2020 a causa de la pandemia ha sido uno de los retos más importantes a los que se ha enfrentado la empresa» ha indicado Gregori.

Dentro de su catálogo, las pipas han sido el producto más demandado, reforzando su liderazgo en este segmento e, incluso, aumentando su cuota de mercado.

El futuro de la empresa

Respecto a lo que está por venir, el consejero delegado ha indicado que desde la empresa se espera que en 2021 mejore la situación sanitaria, y permita que los canales de venta impulso, vending y hostelería vayan recuperando su actividad progresivamente.

«El canal [de distribución] fue uno de los más afectados por el cierre de establecimientos y las limitaciones en la movilidad«. «Se trata de un sector muy atomizado, con dificultades además para alzar la voz y conseguir que se les escuche y ayude».

Grefusa

Grefusa lleva 92 años en funcionamiento. En sus inicios se dedicaba al almacenaje de productos agrícolas, especializándose en 1950 en el cacahuete. Dos años después se registró la marca de José Gregori por el crecimiento que había experimentado.

A partir de 1988 la empresa comenzó a vender sus aperitivos y snacks, y ocho años más tarde se lanzaba al mercado internacional (Portugal, Turquía, Estados Unidos…). Actualmente, tiene tres fábricas en: una en Alzira (Valencia), Torrente (Valencia), y Valladolid.