UGT alerta que la «transición hacia la electrificación» en la fábrica de Ford Almussafes requerirá de formación

El sindicato llama a "encontrar el equilibrio entre el redimensionamiento de la fábrica y la plantilla y la adaptación a las nuevas tecnologías"

Ford presenta Ford Adapta

Fábrica Ford en Almussafes. EFE/ Biel Aliño

El sindicato UGT en la fábrica de Ford ubicada en el municipio valenciano de Almussafes ha alertado que la «transición hacia la electrificación» requerirá de formación para la plantilla.

«La primera transición hacia la fabricación de modelos del segmento C-D, tras el cierre de la fábrica de Gerk en 2013, fue de crecimiento y generación de empleo«, ha indicado el colectivo de trabajadores a través de un comunicado.

Sin embargo, ha apuntado: «En esta ocasión, la transición hacia la electrificación será de adaptación a nuevas formas de producción que requerirán formación para la plantilla, a la vez que producirán un adelgazamiento de las estructuras».

Nuevos retos

En este contexto, UGT ha asegurado que «ha llegado el momento» de atender a «esos nuevos retos», que según ha indicado, consiste en «encontrar el equilibrio entre el redimensionamiento de la fábrica y la plantilla y la adaptación a las nuevas tecnologías».

En este sentido, ha subrayado que jugará un papel «determinante» la comisión del Observatorio para la Electrificación.

«Un aspecto importante a mejorar cuando llegue todos estos cambios en la fábrica será la climatización de las plantas de vehículos y en particular la planta de montaje donde se hace cada año más patente las deficiencias en ese sentido», han augurado.

«No cabe duda de que hemos vivido un proceso crucial para el futuro de la fábrica», han aseverado y han vaticinado: «Parece evidente que también asistiremos a una situación decisiva para el futuro del empleo.

Elección de Ford Almussafes

La automovilística Ford adjudicó en junio la fabricación de sus nuevos modelos eléctricos a la planta de Almussafes (Valencia), imponiéndose así a la alemana de Saarlouis, tal y como avanzó Economía Digital. Esto supuso una tranquilidad para la plantilla de la factoría valenciana, que tenía en marcha un ERTE de 6.000 empleados.

La adjudicación conllevó para la planta valenciana una garantía de continuidad más allá de 2025, ya que Almussafes, después de perder la producción del Ford Mondeo este año, preveía dejar de fabricar el resto de modelos progresivamente hasta quedarse solo con Ford Kuga en 2025, que supone la mitad de la producción actual.

«En el espacio de una década, donde había cuatro fábricas de automóviles, habrá solo dos», ha criticado el sindicato. No obstante ha recordado como consecuencia de los acuerdos alcanzados por el sindicato como el Acuerdo por el Empleo o el Acuerdo por la Electrificación, la Ford Almussafes «seguirá siendo una de esas dos fábricas y una pieza clave para Ford Europa».

Avatar