Baldoví pide sillones para Compromís y cordón sanitario para Vox

Baldovi confirma su voto en contra de un gobierno de Mazón, igual que hizo el PSOE la semana pasada

Joan Baldoví comparece en Les Corts

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Joan Baldoví, próximo sindic (portavoz) de Compromís en Les Corts pidió ayer sillones (en la mesa de Les Corts y en portavocías) para su formación y que se hiciera un cordón sanitario para Vox. El PP apoya lo primero y rechaza lo segundo. Las dos peticiones de Compromís se podrían alcanzar si el PSOE diera su brazo a torcer aunque, de momento, lo que ha hecho es dar la espalda a Compromís.

El PP ha celebrado esta mañana la segunda reunión previa al debate de investidura con los grupos políticos con representación. La semana se reunió con el PSOE, hoy lo ha hecho con Compromís y mañana la hará con Vox. Las dos decisiones más determinantes que se están debatiendo ahora quedaron claras. Compromís votará en contra de la investidura de Carlos Mazón, del PP, como presidente de la Generalitat, igual que lo hará el PSOE, y Compromís quiere un sillón en la mesa de Les Corts, cuestión que depende del PSOE, que ya se ha mostrado en contra.

El líder de Compromís fue claro en sus peticiones. «Compromís tiene que estar en la mesa», dijo. «Vox no debe estar en la mesa», añadió. La cuestión no es, mi mucho menos, baladí. En la mesa de Les Corts se solucionan y llegan a acuerdos a problemáticas como la que tiene Compromís encima de la mesa. El reglamento dice que a los partidos con menos de 15 diputados le tocan dos protavoces mientras que a los que tienen más de 15, le corresponden tres.

Hasta los propios miembros de Compromís dudaron ayer durante su encuentro con los medios si Compromís, con 15 diputados, tiene derecho a dos o tres concejales, mientras que lo que quedó claro que estar en la mesa de Les Corts les permitirá influir en estas decisiones.

El problema para la formación nacionalista es que la única vía posible para estar en la mesa de Les Corts es que el PSOE les ceda uno de los dos puestos que tiene. El PP, que tiene tres, no lo cederá a Compromís en ningún caso, ya que ese escenario le daría una ventaja a la izquierda. «La aritmética no lo permite», dijo Miguel Barrachina, del PP, mientras recordó que su intención es ceder un puesto a Vox y que el PSOE le ceda uno a Compromís. Con este reparto, PSOE, Compromís y Vox tendrían un voto cada uno frente a los sólo dos de PP. En esta hipótesis, que es el deseo del PP, la artimética sí que permitiría el control de la mesa de Les Corts ya que se daría mediante un pacto con Vox para este cometido.

Joan Baldoví ha acudido a la reunión con sus compañeros de Compromís Aitana Mas, Vicent Marzà y Maria Josep Picó. Por el PP estaba el presidente del PPCV, Carlos Mazón, el vicesecretario de Organización, Juan Francisco Pérez Llorca, y el director de campaña, Miguel Barrachina.

El PP ha entregado a Compromís, como hizo el jueves pasado con el PSPV-PSOE al iniciar la ronda de contactos con los partidos, un documento con 30 coincidencias entre los programas electorales, como la financiación autonómica, las Cercanías o el agua, y ha lamentado que no hayan sido «suficientes» para que Compromís facilite la investidura, aunque espera que sean «puntos de encuentro» durante la legislatura.

Baldoví ha dicho que «PP y Vox son el anverso y el reverso de la misma moneda». Ha asegurado que el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, acabará «bendiciendo» el acuerdo entre esos dos partidos en la Comunitat Valenciana, como ha hecho en Extremadura.

Pérez Llorca no ha querido hacer «especulaciones» sobre las «posibilidades» de acordar con Vox, cuyos 13 diputados sumados a los 40 del PP suponen la mayoría absoluta de Les Corts; ha pedido esperar la reunión que mantendrán este martes con esa formación, y ha asegurado que no han «vetado a nadie» de ese partido, al que le plantearán también un documento coincidencias programáticas.

El PP ha asegurado que suprimirá la tasa turística y modificará otras leyes. El PP es «un partido reformista y por tanto asumimos todo aquello que esté bien hecho por otros, aunque discrepemos ideológicamente del fondo de las normas», ha explicado Barrachina, quien ha asegurado que el objetivo de su partido no es «derogar ni eliminar nada que pueda estar funcionando, sino mejorar y reformar todo«.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp