La Comunidad se blinda para Sant Vicente Ferrer tras la subida de contagios

La Conselleria de Sanidad notifica 147 nuevos casos positivos de coronavirus en las últimas 24 horas. Son 112 más que hace una semana

controles

Control de la Guardia Civil en carretera durante la pandemia de coronavirus

La Comunidad Valenciana se ha blindado para evitar un repunte de los contagios durante el puente de Sant Vicente Ferrer. La proximidad de una nueva jornada festiva justo después de la Semana Santa ha forzado a las autoridades a aplicar todos los protocolos de control para impedir que los ciudadanos se salten las restricciones que todavía siguen vigentes.

Más de 10.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil se han desplegado por las tres provincias valencianas con el objetivo de tener acordonadas las principales carreteras de la región durante la tradicional festividad del lunes, En total, se han establecido más de 2.000 dispositivos de vigilancia en Alicante, Castellón y Valencia.

La presencia de los agentes también será una constante en las estaciones de tren, las terminales de autobús y los aeropuertos. Se va a prestar especial atención a las ciudades turísticas para controlar que los visitantes cumplan con la actual normativa sanitaria.

Se trata de un dispositivo similar al que se puso en marcha durante la Semana Santa. Durante los cuatro días festivos las autoridades detuvieron a 17 personas por saltarse las restricciones de la Covid-19. Mientras que se impusieron 3.123 sanciones. Casi la mitad se concentraron en la provincia de Valencia que acumuló 1.527 multas, frente a las 1.350 de Alicante y las 246 de Castellón.

La Comunidad Valenciana suma 147 contagios nuevos en 24 horas

La campaña especial de controles persigue evitar que el coronavirus se descontrole durante el puente festivo, después de una semana en la que los casos de Covid-19 han experimentado un ligero repunte. El último informe epidemiológico ha revelado 147 casos positivos en las pasadas 24 horas. Son 38 más que los contabilizados el sábado y 112 más que el domingo anterior, lo que revela un cambio de tendencia.

La provincia más afectada por los nuevos casos es Valencia que ha concentrado 147 positivos. Le sigue Alicante (35) y Castellón (34). Sin embargo la lista podría ser más elevada porque Sanidad ha explicado que todavía hay algún caso sin asignar.

El despliegue policial busca frenar la posibilidad de que los contagios se sigan extendiendo. La Comunidad Valenciana quiere conservar su posición privilegiada, que le ha convertido en la única región española que continúa en una situación de riesgo bajo para la salud pública. El último informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias cuantificó una incidencia acumulada de apenas 34 casos por cada 100.000 habitantes. Es la más baja de toda España.