La Sindicatura de Cuentas avisa del descontrol con las ayudas a dedo opacas de Ximo Puig

El organismo autonómico advierte de la "falta de acreditación de las razones de interés público, social, económico o humanitario"

ximo puig gva

La Sindicatura de Cuentas avisa del descontrol en las ayudas que concede la Generalitat Valenciana. La línea de subvenciones directas que se conceden desde Presidencia a todo tipo de entidades hace tiempo que se cuestionan tanto desde la oposición como desde el Consell como desde Unides Podem, el socio preferente.

Así se desprende del último informe de la Sindicatura de Cuentas, donde se ha advertido de la «falta de acreditación de las razones de interés público, social, económico o humanitario» que justifiquen la concesión de dichas subvenciones sin convocatoria pública. Según ha publicado El Mundo, el documento incluso cuestiona el «régimen excepcional» de unas subvenciones públicas que no se ajustan «a los principios generales de publicidad y concurrencia».

El informe ha añadido la Sindicatura de Cuentas que «se mantiene la ausencia de los controles necesarios que permitan garantizar que la actividad subvencionada tiene la excepcionalidad legalmente prevista y que los gastos realizados son aquellos que de manera indubitada obedecen a la naturaleza de dicha actividad, resultan estrictamente necesarios y se realizan en el plazo establecido».

Subvenciones millonarias fuera de control

Algunas de estas líneas de subvenciones opacas de la Generalitat Valenciana han llegado a rondar el millón de euros. Por ejemplo, en 2019 se concedieron subvenciones para la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (79.000 euros para un proyecto de memoria histórica, con la firma de la consellería de Hacienda, a los ayuntamientos de Xàtiva y Loriguilla con 12.000 y 10.000 euros respectivamente para una exposición de Artur Heras y el medio centenario de Loriguilla respectivamente.

Publica el mencionado medio que muchas de estas ayudas fueron a parar a la Asociación de Sant Vicent Ferrer de l’Eliana (1.000 euros), a la Fundación del Ateneo Mercantil de la Comunidad Valenciana (25.000 euros), a la Asociación de Sant Vicent Ferrer del altar de Russafa (1.000 euros), a la Academia Europea de Paisaje Urbano (15.000 euros), a la Banda Musical UDP Llíria-Camp de Túria-Serranos (10.000 euros) o a la Federación Española de Sociología (15.000), entre otras entidades.

Este año, en plena pandemia, el DOGV no ha dejado de publicar la concesión de este tipo de ayudas directas para promoción sociocultural. La última, el pasado 14 de diciembre, a la Fundación Asindown (5.000 euros). Eso sí, el número de subvenciones aprobadas se ha reducido a solo cuatro, incluyendo también las dadas al Ayuntamiento de Vila-real (30.000 euros), Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad Valenciana (47.000 euros) y la Asociación Valencia Capital del Diseño (13.000 euros).