Los hogares valencianos en carencia de material severa se disparan un 10%

La pandemia de coronavirus eleva el número de personas que no pueden permitirse gastos como un teléfono, un televisor, una lavadora o comprar carne y pescado

Un grupo de voluntarios realiza su trabajo en los almacenes del Banco de los Alimentos en Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

La crisis del coronavirus ha roto la tendencia de mejora en los indicadores sobre la pobreza que España había logrado en los últimos años. La recuperación ha sufrido un retroceso a lo largo de 2020 como consecuencia del impacto de la pandemia de coronavirus en prácticamente todas las comunidades autónomas analizadas.

Un estudio elaborado por la consultora AIS Group ha revelado que el número de familias valencianas que viven en un nivel de carencia de material severa se ha incrementado un 10% en el último curso como consecuencia de la crisis de la Covid-19. La región se ubica solo por detrás de Canarias que ha elevado la tasa un 12%.

Este indicador se aplica para definir a los hogares que no pueden ser capaces de pagar al menos cuatro categorías de compras básicas en su día a día. La lista abarca desde poder permitirse un teléfono, un televisor, una lavadora o un automóvil hasta la posibilidad de ir al menos una semana al año de vacaciones o comprar carne y pescado cada dos días.

El estudio ha identificado que hay más de 1,3 millones de familias en España que sufren el problema de la carencia de material severa que les impide realizar los gastos básicos, lo que representa un 7% de los hogares del país. En 2019 el porcentaje era de apenas el 4,6%, antes de que estallara la pandemia de coronavirus.

«Este es el peor dato desde hace años, pues este indicador venía en tendencia bajista desde 2014, salvo un pequeño repunte de unas décimas en 2018″, ha explicado la consultora en su informe.

La crisis energética agrava la pobreza en España

Uno de las condiciones que los expertos han incluido en su valoración de la carencia material es aquellas familias que no tienen recursos económicos suficientes para poder mantener su vivienda a una temperatura idónea. Un fenómeno que se ha agravado con la crisis energética.

La difusión de los datos llega precisamente cuando se celebra el domingo más caro de la historia en la serie del mercado eléctrico. El precio del ‘pool’ ha caído un 3,6% hasta los 160,42 euros por megavatio hora (MWh), pero será seis veces más cara que hace justo un año.

El estudio ha determinado que cerca de dos millones de familias tienen actualmente problemas para mantener la temperatura de sus hogares a un nivel óptimo, lo que representa un 11% del total. El dato contrasta con la marca de 7,6% registrada en 2019.

Avatar