Los taxistas ven «totalmente insuficientes» las ayudas de 1.000 euros de la Generalitat

La GVA señala que la actitud "de diálogo y consenso" había provocado la puesta en marcha de diferentes líneas de ayudas para tratar de solucionar los problemas que afronta"

taxi valencia general

El conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, anunció ayer que las ayudas para el sector del taxi serán como mínimo de 1.000 euros por taxista de la Comunitat Valenciana». Aunque esta medida no se ha aprobado, se espera que se haga «este mismo mes de febrero.  

«El sector del taxi es fundamental para la movilidad en la Comunitat Valenciana y está muy vinculado a la actividad turística«, señaló el conseller.

«Por esto, la Generalitat ha dispuesto 4,7 millones de euros en ayudas directas para el sector», añadía. Sin embargo, hoy el presidente de la Confederación de Taxistas Autónomos de la Comunidad Valenciana, Fernando del Molino, ha señalado que esta ayuda se queda «corta».

Del Molino ha señalado que las pérdidas de los taxistas durante la pandemia ha sido de cerca de 200 millones de euros, es decir, casi 43 veces lo que ha presupuestado la Generalitat. Según las declaraciones a Europa Press, cada conductor habría perdido una media del 75,5% de sus ingresos habituales.

Desde Economía Digital nos hemos puesto en contacto con la confederación y nos han comentado que consideran «totalmente insuficientes» las ayudas, «a los que forman parte del Plan Resiste se les da 2.000 euros y a nosotros la mitad», señalaba uno de los vocales de la junta.

Además, también ha señalado que desde el Ayuntamiento de Valencia se les ha negado proporcionales las ayudas que están dando a los autónomos porque ven que con la que les va a proporcionar la Generalitat es suficiente. «El taxi está de la mano de Dios», ha apuntado. «Nadie toma responsabilidad sobre nosotros», concluía después de afirmar que son un «servicio público como todos los demás».

También hemos podido hablar con Del Molino, quien ha indicado que aunque están agradecidos por el interés de la Generalitat, pero estas ayudas solo cubren el 5% de las pérdidas o lo equivalente a un mes. Respecto a la evaluación de la situación, el presidente ha indicado: «estamos peor que nunca, las restricciones son cada vez peores».

Asimismo, nos ha trasladado que muchos taxistas han puesto en venta sus licencias o han dejado de pagar las cuotas de la asociación e impuestos, algo que ha tildado como «comprensible«, porque «lo primero es dar de comer a sus familias«. Para retratar cómo se encuentra este sector, ha afirmado que en zonas turísticas, donde antes se hacia tres turnos a jornada completa, ahora hay uno que está al 25%.

Por otra parte, el presidente ha agradecido el «esfuerzo» de la Administración y ha indicado que toda ayuda es «bien recibida porque todo suma pero es poca en comparación con los meses de pérdidas de ingresos que sufre el sector». Este organismo está formado por 4.700 taxis.

Respecto a la subida de las tarifas, Del Molino ha asegurado: «Llevamos 7 años perdiendo poder adquisitivo año tras año, ahora no es el momento de subirlas, pero la Conselleria de Movilidad es algo que tendrá que afrontar más pronto que tarde», ha concluido.

El conseller también anunció que se iban a proporcionar préstamos bonificados desde el Instituto Valenciano de Finanzas, sobre los que Del Molino ha dicho que pueden ayudar a «muchas familias», pero «luego el dinero se tiene que devolver». También se van a proponer ayudas para impulsar que los conductores renueven sus vehículos o campañas para fomentar el uso de este tipo de transporte entre la ciudadanía.

Arcadi España apuntó que la actitud «de diálogo y consenso» había provocado la puesta en marcha de diferentes líneas de ayudas para tratar de solucionar los problemas que afronta [el sector]».