El PP pide explicaciones en Valencia ante un metro abarrotado de gente

El diputado en les Corts, Juan Carlos Caballero, denuncia que en plena segunda ola no se aumente la frecuencia: "Luego le echarán la culpa a los ciudadanos"

metrovalencia

Indignación ante vagones abarrotados en Metrovalencia. El diputado del PPCV en les Corts y presidente de NNGG de la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Caballero, ha denunciado a través de sus redes sociales el abandono de la infraestructura en plena segunda ola, donde la distancia social y la ventilación de espacios son claves para frenar los contagios. 

El diputado, a través de un vídeo en Twitter, ha recordado que la Comunitat Valenciana se enfrenta a un «ritmo de contagios diarios de 1.500 personas, con un 110% más de enfermos en las UCI». El joven diputado ha lamentado que mientras se aplican toques de queda y confinamientos que limitan «la libertad individual«, no se hace nada por mantener las normas de seguridad en el transporte público. 

«En un metro colapsado, sin medidas de seguridad y sin distancia social, Ribó dirá que es culpa de los jóvenes, culparán a los ciudadanos de falta de responsabilidad, pero son ellos los que no ponen más frecuencias de metro para que se produzcan estos colapsos», ha concluido. 

Oltra pide confinamientos

La situación del metro contrasta –puesto que la Generalitat Valenciana es quien gestiona Metrovalencia– con las palabras de la vicepresidenta de la Generalitat Valenciana, Mónica Oltra. La portavoz del Consell ha apostado por aplicar medidas «más estrictas» para frenar la expansión de la Covid-19: «Nos estamos jugando la salud y la vida de miles de personas». 

En concreto, se le ha pedido su opinión sobre la solicitud de Asturias de volver a un confinamiento domiciliario. Al respecto, Oltra ha señalado: «Se ha de ir viendo. Yo desde luego soy partidaria de adoptar medidas más estrictas, lo llevo diciendo toda la semana: hay que ir por delante del virus, no por detrás».

En este sentido, ha instado a mirar a los países del entorno de España para tener «una pista» de hacia dónde pueden ir las medidas. Es decir, con escuelas abiertas, «para que los niños se pueda formar y tengan una cierta normalidad», pero «hay otros espacios sociales que son donde el virus se propaga donde deberíamos pegar una vuelta».