Valencia sufre su segunda estafa por suplantación de identidad en tres años

La EMT perdió cuatro millones de euros en 2019, que todavía no han sido devueltos

slide2 home

Fuente: Palacio de Congresos

Uno de los espacios más conocidos de la capital valenciana, el Palacio de Congresos, ha sido víctima de una estafa de 21.020 euros. Tras meses se han celebrado pocos eventos debido a la pandemia, el centro ha sufrido un nuevo varapalo, que ya han sufrido otras instituciones públicas de la ciudad.

La directora del centro, Sylvia Andrés, recibió un correo el pasado mes de diciembre, supuestamente, de la empresa que lleva la seguridad del recinto. En este se indicaba un cambio en la cuenta bancaria que se debía hacer el ingreso correspondiente. Toda la información incluida, según Andrés, era correcta.

Tras realizar el pago correspondiente a los servicios de la empresa, la directora ha afirmado: «No se recibió ningún tipo de aviso por parte del banco sobre anomalías en la coincidencia de la cuenta con el titular». La representante se percató del problema cuando en el siguiente se produjo una devolución del pago y se solicitó el certificado de titularidad de esta empresa.

Tras comprobarlo, Andrés se dio cuenta que no coincidía con el del correo electrónico. Además, el ente contratado informó que los servicios de noviembre tampoco habían sido abonados. La institución del Palacio de Congresos ha informado que a partir de ahora se van a reforzar los protocolos de seguridad internos.

La semana pasada también se produjo un intento de estafa al Ayuntamiento de Valencia, cuando se hicieron pasar por la concejala de Servicios Centrales Técnicos y de Contratación, Luisa Notario, que supuestamente solicitó a través de un mail las facturas relacionadas con las obras de ejecución del proyecto ‘Corredor Verde-Azul Grow Green’.

Sin embargo, el fraude más notorio que ha sufrido la Administración local es el que se produjo en verano de 2019 en la Empresa Municipal de Transportes (EMT). La cantidad extraída fue de cuatro millones de euros, de los que no se ha podido recuperar nada. En este caso, suplantaron la identidad del presidente del organismo y concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi.

La oposición

La líder del Partido Popular en la ciudad de Valencia, María José Catalá, ha manifestado que este tipo de actos  «se han convertido en un serial muy preocupante». Por ello, ha instado tanto al alcalde de la ciudad, Joan Ribó, como al Partido Socialista del Pais Valencià (PSPV) a «iniciar de inmediato auditorias en todos los organismos y entidades municipales para evitar que vuelvan a producirse la pérdida de dinero público».

La solución, según Catalá, está en cambiar los gestores, porque con estos «no se puede ir ni a la vuelta de la esquina». Por su parte, Ciudadanos han declarado que están preocupados por las declaraciones de Ribó en cuanto a que la ciberseguridad de EMT es mejor que la del Ayuntamiento, dado que no se está demostrando.

«Si la EMT tiene mejor ciberseguridad que el Ayuntamiento, ¿En qué manos estamos?», han señalado. Mientras, al otro lado, Vox ha calificado al Ayuntamiento como un «auténtico coladero» para los «ciber-rateros». El portavoz del partido, Pepe Gosálbez, ha concluido calificando de «nefasto» el Ejecutivo de Ribó y el PSPV.