Los aeropuertos de Alicante y Valencia pierden 11 millones de viajeros

Alicante y Valencia han realizado hasta agosto 68.745 vuelos menos que en 2019, lo que supone una caída del 56,8% en el número de operaciones

e2d44fc94e1fbf733ffad3e695f30018a009057c

Varios pasajeros protegidos con mascarillas en el aeropuerto de Barcelona. Foto: Efe/Enric Fontcuberta/Archivo

Nadie dudaba que, desde que se aprobó el estado de alarma en España por el inicio de la pandemia, el transporte aéreo iba a ser uno de los sectores económicos más afectados y, consecuentemente, arrastraría al sector turístico hacia la senda de los malos datos. Pero las cifras han demostrado con claridad que la puerta de entrada al turismo de la Comunitat ha estado prácticamente cerrada. Así, los aeropuertos de Valencia y Alicante han perdido 11 millones de pasajeros en los primeros 8 meses de 2020, comparando con la cifra de viajeros del año pasado, lo que supone una caída del 68,9%.

En el aeropuerto de Alicante, por su importancia estratégica y repercusión para todo el sector turísticos, las cifras son todavía más negativas. Así, en estos primeros 8 meses de 2020, el aeropuerto alicantino ha sufrido una caída del 70,7% en el número de viajeros, con una pérdida de 7,2 millones de pasajeros. De esta forma, Alicante que durante los 8 primeros meses de 2019 tuvo 10,2 millones de pasajeros, ahora ha tenido una caída tan pronunciada que sólo 3 millones de pasajeros han aterrizado este año en las pistas de su aeropuerto.

La misma situación se ha vivido en el aeropuerto de Valencia donde la caída de pasajeros ha sido del 65,6% durante este 2020, con una pérdida de 1,9 millones de pasajeros. Con estos datos, el aeropuerto de Valencia ha pasado de recibir 5,7 millones de pasajeros durante los primeros 8 meses de 2019, a tener 1,9 millones de viajeros en 2020, una caída de 3,8 millones de pasajeros.

Caída en el número de vuelos

Por otro lado, no hay que olvidar el descenso en el número de operaciones. Así, en los dos aeropuertos valencianos de la red Aena, se han realizado 68.745 vuelos menos que en 2019, lo que supone una caída del 56,8%. En el caso de Alicante, el descenso en el número de operaciones ha sido del 61%, ya que se han pasado de los 68.868 vuelos en los primeros 8 meses de 2019 a los 26.856 durante este año. Los números de las instalaciones de Manises tampoco son mejores. Así, la caída de los vuelos en Valencia ha pasado de los 52.266 en los primeros 8 meses de 2019 a los 25.533 en 2020, lo que constituye un descenso del 51,1%.

Sin embargo, las compañías siguen esperanzadas como lo demuestra el hecho de que Air Nostrum haya decidido reforzar las rutas que unen Valencia con Ibiza, Mallorca y Menorca con motivo del puente de octubre ante la “buena evolución de la demanda detectada para volar estos días”, según informa la compañía aérea.

8012607760001w

Adiós a los récords

Hay que tener en cuenta que, en el mes de febrero, los datos de visitantes que llegaban a la Comunitat indicaban que este año se podría repetir un nuevo récord de turistas en nuestra Comunitat. Así, por el aeropuerto de Valencia pasaron en el mes de febrero 553.384 pasajeros, lo que suponía un crecimiento del 5,6% respecto al mismo mes de 2019. Lo mismo ocurría en el aeropuerto de Alicante, donde en febrero llegaron 847.526 pasajeros, cifra un 8,3% superior al año pasado. Con estas cifras, tanto los dos aeropuertos habían incrementado en un 5,5%, en el caso de Valencia, y en un 1,5%, en Alicante, el porcentaje de pasajeros en los dos primeros meses del año.

Sin embargo, con la situación actual, los aeropuertos valencianos de Anea tendrán que olvidarse del éxito de pasajeros del año pasado que, en el caso del aeropuerto de Valencia, registró un récord de viajeros con más de 8,5 millones de pasajeros, lo que supuso un incremento del 9,9% gracias especialmente al turismo italiano.

El sector esperaba que los datos de verano sirviesen para salvar parte del desastre del año, pero las cifras no han respondido. Además, como afirmaba el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, se prevé una temporada de otoño e invierno «muy dura», con una oferta equivalente a un 40% de la de 2019 y entre un 30% y un 35% de los pasajeros de hace un año, lo que supone entre un 70% y un 65% menos.

Según cálculos de la IATA, presentados a mediados de septiembre, en España habrá un 48,4% de pasajeros menos en 2020, lo que se traduce en una caída de 133 millones de viajeros. De esta forma se provocará una pérdida de ingresos de 15.105 millones de euros para el sector.