El ocio nocturno convoca concentraciones diarias hasta que la Generalitat escuche sus reclamaciones

Las asociaciones piden justicia ante la inacción de la Generalitat Valenciana

Eyh2cxwXEAEzx4k

En un comunicado, la CEOH ha informado que los propietarios están viviendo una situación desesperada. Fuente fotografía: CEOH.

El ocio nocturno es uno de los grupos que más ha visto restringida su actividad. Desde la declaración del estado de alarma el 14 de marzo, los empresarios del sector no han podido desarrollar su labor con normalidad. Una de las autonomías en las que más se ha paralizado este sector es en la Comunitat Valenciana.

Tras más de un año de parón, las pymes del ocio nocturno de toda la Comunitat Valenciana se concentrarán ante el Palau de la Generalitat con una acampada desde el próximo martes 13 con 13 tiendas y 13 horas de duración cada día.

Con esta protesta se pretende que el Consell ponga sobre la mesa «un verdadero plan de rescate tras 13 meses con la actividad restringida, sin ingresos y sin ayudas». El sector ha urgido al gobierno valenciano a aportar soluciones urgentes y realistas «y no meros parches económicos«.

La Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la Comunitat Valenciana (CEOH) ha sido la asociación que ha creado la plataforma Asamblea de la Acampada del Ocio Nocturno el pasado mes de noviembre para reclamar «justicia» con el sector.

La intención es montar las tiendas todos los días a las ocho de la mañana y se desmontarán a las nueve de la noche, según ha anunciado la coordinadora del movimiento. En este participarán 15 asociaciones.

Desde el sector se ha cifrado en 50 millones de euros las ayudas necesarias, para garantizar la supervivencia de las cerca de 1.100 empresas del sector que quedan abiertas.

Los convocantes han informado que no levantarán el campamento y sus protestas hasta tener sobre la mesa un plan de rescate económico, que la coordinadora ya ha reclamado y cifrado en 50 millones de euros, para garantizar la supervivencia de las cerca de 1.100 empresas del sector que quedan abiertas.

Esta decisión se ha tomado «tras el inmovilismo del Consell con el anuncio de mantener las restricciones actuales que pesan sobre el sector del ocio y la hostelería y ante la desesperada situación que atraviesan los locales de ocio especialmente».

Tanto pubs o discotecas afirman sentirse «abandonados«, porque durante meses han estado pagando «los mismos impuestos sin apenas ingresos y con un plan de ayudas que ni tan siquiera han cobrado y no cubre ni el 8% de los gastos a los que tuvieron que hacer frente solo en 2020″.

Una situación que les sitúa «al límite» de su capacidad de resistencia económica y personal, ya que muchos han perdido sus negocios, su medio de vida, o están a punto de hacerlo, y parte de su patrimonio personal «mientras la Generalitat mira hacia otro lado».