Los propietarios del edificio del incendio de Valencia piden reconstruir el inmueble

Esta nueva asociación reclama "conocer y depurar responsabilidades" por el incendio en el residencial del barrio valenciano de Campanar

Imagen del edificio de Valencia incenciado. EFE/Manuel Bruque

Imagen del edificio de Valencia incenciado. EFE/Manuel Bruque

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Los propietarios afectados por el incendio que calcinó un edificio entero el pasado 22 de febrero en el barrio de Campanar de Valencia se han unido en una nueva asociación con el objetivo primordial de «reconstruir sus hogares».

En concreto, casi el 100% de los propietarios afectados por el incendio en el que cerca de 450 personas se quedaron sin su vivienda y donde diez personas perdieron la vida se han unido bajo las siglas Aproicam (Asociación de Propietarios Afectados Incendio Campanar).

Según explican desde Aproicam, se han cohesionado como asociación para poder llevar a cabo tres tareas fundamentales. En primer lugar, apoyar, ayudar y asesorar en estos momentos difíciles a los socios afectados en todos los ámbitos en los que la asociación sea necesaria.

Por otro lado, reclaman conocer y depurar responsabilidades de «cómo fue posible que un pequeño incendio en una vivienda el fuego asolara las dos torres del edificio en pocos minutos».

Y el «objetivo primordial», indican, es el de reconstruir sus hogares en el barrio sus familias e hijos «tenían su vida”. «En los pisos y el edificio que el fuego devastó de forma rápida y virulenta, dejándonos sin hogar, y por desgracia perdiendo a verdaderos amigos”, señalan desde Aproicam.

Dos meses desde el devastador incendio

El lunes 22 de abril se cumplen ya dos meses del «terrorífico incendio». “Todavía no nos lo podemos creer. Tenemos un dolor infinito”, aseguran desde Aproicam, al tiempo que se preguntan «cómo pudo ocurrir”.

Los vecinos del edificio del complejo residencial Poeta Rafael Alberti 2, en el barrio de Campanar, en Valencia, comenzaron a recibir llamadas advirtiéndoles que había un pequeño fuego en uno de los pisos. Eran alrededor de las 17,30h del 22 de febrero de 2024.

En menos de 50 minutos, las llamas se extendieron por la fachada de las dos torres del edificio. Más de un centenar de familias, cerca de 450 personas, se quedaron sin hogar, sin pertenencias, y teniendo que decir adiós a valiosos amigos.

Los propietarios reunidos en esta asociación destacan que «más que una finca impersonal, eran casi un pequeño barrio de vecinos, dentro de otro gran barrio como es Campanar, lleno de solidaridad y amigos».

“Todos nos conocíamos. Nuestro amargo e inmenso dolor por las personas que ya no podremos ver, no podremos tomar un café con ellas, o tener una tranquila charla entre amigos. Nuestras condolencias a sus familias. No creemos que el dolor vaya a cicatrizar nunca”, lamentan.

Y aseguran que «jamás se les olvidará la imagen y el sentimiento de angustia al pensar que, de lo que parecía un pequeño incendio en uno de los pisos, se convirtió, en menos de 50 minutos, en una enorme bola de fuego que envolvía totalmente las dos torres del edificio».

Por qué reconstruir el edificio

A los propietarios afectados por el incendio de Campanar se les plantea un futuro incierto “donde desligamos a nuestros hijos de su barrio, de sus colegios y de sus amigos, y a los adultos de donde habíamos decidido construir nuestros hogares, ya que muchos ya no podremos volver, si no cambian las circunstancias”, apuntan.

Desde Aproicam recuerdan que los propietarios se enfrentarán a alquileres de nuevas viviendas, además de tener que  afrontar el pago de las hipotecas de las viviendas calcinadas por el terrorífico incendio. Y a la estructura del edificio devorado por las llamas, añaden.

“Por eso nos hemos unido como Aproicam, entre otros objetivos. Queremos reconstruir el edificio incendiado en el barrio de Campanar y volver a nuestros hogares. Y para ello necesitamos la ayuda de todos”, aseguran desde Aproicam.

“Estamos muy agradecidos, primero por poder contároslo, y por toda la ayuda y apoyo que hemos recibido de Administraciones, vecinos, fallas, ONG, de Valencia entera y España en general, pero ahora nos toca enfrentarnos a un duro futuro”, comentan.

“Desde Aproicam contamos con todos. Con solidaridad y ayuda estamos seguros volveremos a nuestros hogares”, afirman esperanzados.

Comenta el artículo
Fernando Arufe

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Ahora en portada