Juan José Brugera, presidente de Colonial, y Pere Viñolas, consejero delegado (izquierda), en la última junta de accionistas. ED/archivo

El IBEX pone la alfombra roja a Colonial

stop

La inmobiliaria Colonial es la única cotizada con opciones de dar el salto al IBEX, un selectivo con varios candidatos a pasar al continuo

Xavier Alegret

Juan José Brugera, presidente de Colonial, y Pere Viñolas, consejero delegado (izquierda), en la última junta de accionistas. ED/archivo

Barcelona, 04 de junio de 2017 (07:55 CET)

¿Cotizar en el IBEX? Las compañías candidatas suelen disimularlo tras un “no es un objetivo” o “no trabajamos para ello; si llega, llega” o incluso un prudente “el IBEX tiene ventajas, pero también inconvenientes”. Pero el hecho es que todas las grandes del continuo quieren estar en el IBEX pero solo hay un candidato real para unirse al club de las 35 mayores cotizadas de España: Colonial, que volvería nueve años después.

El comité técnico asesor del IBEX se reúne este miércoles 7 de junio para decidir si hay cambios en el índice de referencia de la bolsa española. Solo se barajan dos opciones: o la entrada de Colonial o no tocar nada. La incógnita es quien saldría, ya que hay varias compañías que apenas cumplen los requisitos, mientras el Popular sigue desangrándose y, en este caso, la duda es si el Gobierno y la CNMV dejarán que siga su caída al vacío o se decidirán a hacer algo.

La inmobiliaria que preside Juan José Brugera ha comprado todas las papeletas para estar en el IBEX. Oficialmente, no es un objetivo en si mismo y, si llega, será resultado “de la buena evolución de la compañía”. Colonial logró sobrevivir a la crisis a trancas y barrancas pero consiguió la confianza de varios inversores –Qatar, los mexicanos de Finaccess y la familia colombiana Santo Domingo–, que han dado estabilidad al accionariado y han impulsado el crecimiento de la compañía.

Colonial ha acelerado las inversiones en los últimos años, en los que ha aprovechando la fuerte recuperación del mercado de oficinas en Barcelona y Madrid, especializándose en el mercado prime, y la buena situación del mercado parisino. En 2015 anunció un plan para invertir 1.500 millones en inmuebles en cinco años que apunta que se quedará corto. Además, ante la escasez de oferta premium, se ha lanzado también a la promoción en Barcelona, en el 22@ o en la plaza Europa en una joint venture con la familia Puig, que ha tomado un 5% del capital.

El crecimiento de Colonial se ha reflejado en bolsa, donde ya vale casi 2.900 millones

Este crecimiento se ha reflejado en bolsa: la inmobiliaria que dirige Pere Viñolas ha subido un 12% este año. Colonial terminó la semana rozando los 2.900 millones de euros de capitalización, lo que la sitúa por encima de cuatro valores del IBEX en cuanto a valor en bolsa. No obstante, este no es el único criterio, ya que también se tiene en cuenta el volumen de negociación, que se sitúa por debajo de la media del IBEX. Esto podría lastrar a Colonial, pero tiene solución.

El volumen de negociación es importante pero siempre suele dejarse un margen, ya que todas las compañías ganan liquidez al saltar al IBEX. Al ser un índice de referencia, los inversores tienen sus valores más en cuenta. Además, hay fondos y vehículos de inversión que solo buscan empresas en índices de referencia. Así, se espera que lo que le falta de negociación lo consiga por el hecho de entrar en el IBEX. Y más cuando se transforme en socimi.

A propuesta del consejo de administración, los accionistas de Colonial aprobarán este mes en la junta cambiar su régimen jurídico a socimi. Se espera que este cambio, que supone ventajas fiscales y trabajar en igualdad de condiciones con casi todo el sector a nivel europeo, mejore la capacidad de financiación de la inmobiliaria catalana, lo que repercutirá positivamente en sus resultados, y quien sabe si en la acción.

Los candidatos a dejar el IBEX

Ahora mismo, el IBEX está lleno, por lo que se aplica aquella máxima del metro: antes de entrar, dejen salir. Las quinielas que corren por los mercados sitúan a Viscofan, Técnicas Reunidas e Indra a las puertas del ascensor, en este caso de bajada. Las tres valen menos que Colonial en bolsa. Incluso se ha situado a Meliá, que capitaliza 3.200 millones, por su bajo nivel de negociación.

Pero en la última semana ha aparecido un nuevo invitado: el Popular, que perdió casi la mitad de su valor en solo cinco días y cerró la semana como la empresa con menos valor del IBEX: algo más de 1.700 millones de euros. Todo el mundo mira si el Gobierno mueve algún músculo, aunque su mensaje de tranquilidad del viernes terminó de hundir al banco presidido por Emilio Saracho. En función de lo que pase en los próximos días con el Popular, puede generarse una vacante en el selectivo español.

IBEX: Colonial puede entrar; Viscofan, Técnicas Reunidas o Indra pueden salir ¿Y el Popular?

Entre los méritos de Colonial y los desméritos de otros, parece que el IBEX le ha puesto la alfombra roja a la inmobiliaria, que se convertiría en la séptima compañía catalana del selectivo. El mercado da por hecho que estará ahí. Si no es ahora, en la revisión de diciembre, aunque para entonces puede tenerlo más difícil. Sus rivales todavía no son rivales, pero en unos meses sí lo serán.

La empresa con mayor capitalización del continuo que no está en el IBEX no es Colonial: es la automovilística Gestamp, que vale más de 3.300 millones de euros. Pero todavía no es rival, a priori, porque no lleva ni dos meses cotizando, y el comité técnico suele esperar que lleve al menos seis meses en el mercado para situarla en el club de las 35. En cambio, en diciembre ya podría entrar. También se espera la salida a bolsa de Unicaja, con un valor que podría superar los 2.000 millones.

La palabra la tiene el propio IBEX. Todas quieren estar ahí, pero sin estar en el ascensor. Las ventajas son claras, pero también tiene inconvenientes: estar entre las peores del selectivo, y saliendo en las quinielas de volver al continuo, puede generar un estigma que frene a los inversores. Además, la experiencia de la por ahora única socimi del IBEX no es precisamente buena: Merlin debutó en el selectivo  en diciembre de 2015 con una caída del 6,6% y tras año y medio en el IBEX, nunca ha conseguido volver a su valor de debut en el selectivo –aunque ahora se encuentra muy cerca– y ha llegado a caer un 30%.