stop

Amazon no termina de desarrollar el supermercado sin cajas, donde los clientes usan un sistema de cobro automático con su móvil

Barcelona, 02/04/2017 - 19:00h

La idea de la compañía de Jeff Bezos es que un cliente llegue a un supermercado, tome los productos que desea, y se retire sin pagar en las cajas. No es que se lleve los productos gratis, sino que un grupo de sensores detectan qué artículos son sacados de sus estantes y van recopilando la información de qué lleva cada persona. Y se paga por la tarjeta de crédito vinculada.

La tienda piloto se encuentra en Seattle, en el estado de Washington, y se suponía que a fines de marzo debería haberse lanzado oficialmente, pero todavía el proyecto tendrá que esperar.

Por ahora el sistema de Amazon Go funciona bien si hay pocos clientes

Amazon Go, tal es el nombre de esta idea, todavía no termina de resolver los problemas que suceden cuando hay mucha gente realizando compras. O sea, se colapsa. Por ahora, las cámaras, sensores y algoritmos que siguen a los compradores y rastrean los productos funcionan “impecablemente solo si hay un pequeño número de clientes presente o sus movimientos son lentos”, dice el Wall Street Journal.

Oficialmente Amazon no ha confirmado este retraso, aunque en diciembre anunció que la tienda, que ocupa una superficie de casi 170 metros cuadrados, estaría lista para el público general “a principios de 2017”. Además de la innovación tecnológica, Amazon pretendía mostrar este modelo de ventas como una nueva forma para rebajar costes, porque en el comercio piloto bastan cinco personas para controlar y reponer productos.

Amazon propone llegar, tomar lo que uno desee y retirarse

En un vídeo en su web, Amazon muestra el concepto del supermercado Amazon Go, en el que los clientes entran utilizando una aplicación móvil como llave de acceso y pueden ver el cargo de la factura de su compra nada más salir, sin pasar por los habituales cajeros.

La tecnología que hace posible el funcionamiento de la tienda es parecida a la que utilizan los coches sin conductor y pasa por la visión computarizada, los sensores y el “aprendizaje profundo” de la aplicación por medio de la inteligencia artificial, explica la compañía.

Aunque siempre se ha caracterizado como la empresa líder en la venta online, Amazon tiene abiertas cinco tiendas físicas de libros en Estados Unidos, donde planea abrir otras cinco, así como unos 30 establecimientos efímeros en centros comerciales.