Mercadona acaba con el peor problema del maquillaje: lo puedes usar en cualquier momento y lugar

Una solución para tener siempre en el bolso.

Un establecimiento de Mercadona

Mercadona quiere que nuestra belleza se vea reflejada en nuestro rostro el mayor tiempo posible y ha decidido acabar con uno de esos problemas tan molestos que deja el maquillaje en muchas ocasiones: un brillo muy exagerado.

Para ello ha puesto a la venta un pack de 50 Láminas faciales antibrillos de la marca Deliplus, la empresa de confianza de Mercadona en lo que respecta a los cosméticos. Estas láminas nos ayudarán a terminar con esos brillos incómodos que nos quedan en la piel tras el maquillaje y que nos hace ver “demasiado festivas” cuando no toca.

El propio Deliplus asegura que este producto absorbe los brillos sin modificar el maquillaje que ya se ha hecho sobre el rostro, algo que nos quitará muchos dolores de cabeza, ya que en la mayoría de ocasiones cuando queremos eliminar el brillo acabamos destrozando nuestro trabajo de maquillaje. Con estas láminas conseguiremos una tez mate que nos dejará un efecto perfecto en nuestro rostro.

Pack de 50 Láminas faciales antibrillos de la marca Deliplus

Lo interesante de estas láminas faciales es que se pueden utilizar en cualquier sitio y en cualquier momento y nos hará efecto durante horas, algo que no siempre estaba garantizado.

El modo de empleo no puede ser más sencillo: presionar la lámina sobre la zona de la cara que se quiere eliminar el brillo las veces que sea necesario y listo.

En todos los Mercadona de España

Este producto que matifica la piel de Mercadona lo podemos encontrar tanto en la tienda online de la empresa valenciana como en todos sus establecimientos físicos y está a un precio muy competitivo de 4 euros cada paquete de 50 unidades láminas faciales, una opción muy interesante para tener siempre en el bolso.

Mercadona sigue demostrando que quiere darle mucha importancia al mundo de la cosmética del día a día y es por ello que cada vez nos trae más productos para nuestra belleza.

Robert Rodríguez