Abercrombie & Fitch aparca su desembarco en Barcelona

stop

El grupo estadounidense había trazado una estrategia de crecimiento en España que, por el momento, queda paralizada a causa de la coyuntura económica

A & F genera revuelo entre los medios con sus dependientes en la calle semidesnudos

20 de enero de 2012 (18:41 CET)

Abercrombie & Fitch (AF) ha decidido abandonar al proyecto de expansión que planeaba en España debido a la recesión económica que está sufriendo el mercado textil. El grupo estadounidense anunció que iba a ocupar una superficie de cerca de 3.000 metros cuadrados en el Paseo de Gracia de Barcelona donde antes se encontraba la antigua sede de Banco Vitalicio.

Los americanos habían solicitado la licencia de obras al Ayuntamiento de Barcelona para redistribuir el espacio comercial que optaría por 2.800 metros cuadrados repartidos en 300 metros en la planta baja y 2.500 más en la primera.

La aseguradora Generali, propietaria del edificio número 11 (ocupado por Banco Vitalicio) del codiciado paseo barcelonés, ha confirmado a Economía Digital que no hay locales disponibles y por tanto, es imposible la entrada de un nuevo inquilino. Por otro lado, Abercrombie & Fitch confirma desde Madrid, donde sí hay local, que no se inaugurará en Barcelona, por el momento.

Freno a la expansión

En noviembre se celebró la entrada de la primera tienda de AF en el mercado español con el local de Palacio Aguas de Sevilla, en la calle Ortega y Gasset. Poco después vino el de la Plaza del Marqués de Salamanca de Madrid, en plena milla de oro de la capital.

Todo apunta a que la empresa americana de moda, impulsora de ruidosas apuestas de publicidad con dependientes vestidos de angelitos con tan sólo un slip, ha tenido que ajustarse el cinturón y parar su entrada masiva en España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad