El presidente de Agbar, Ángel Simón, en el Círculo Financiero "La Caixa", el 25 de noviembre de 2019. Foto: La Caixa

Agbar: "Ha hecho falta que el TS deje claro lo que todos sabíamos"

stop

Ángel Simón manifiesta su preocupación por el "menosprecio a las normas" cuando "estas no encajan a gobernantes que confunden interés político con público"

Barcelona, 25 de noviembre de 2019 (20:49 CET)

"Las empresas deben establecer un contrato social con los ciudadanos, poniendo a las personas en el centro de su actividad", ha afirmado este lunes Ángel Simón, presidente de Agbar y vicepresidente ejecutivo de SUEZ.

"Se trata de instaurar una fórmula que garantice un marco estable para las próximas décadas, otorgando a la ciudadanía la seguridad y la confianza en la mejor gestión de un bien de primera necesidad y cada vez más escaso como es el agua".

En el transcurso de una conferencia bajo el título "¿Un futuro sin agua?", impartida en el Círculo Financiero de la Societat Econòmica Barcelonesa d'Amics del País (SEBAP), Simón ha subrayado que este contrato social implica un contrato inamovible con los ciudadanos.

"Ya no se trata solo –ha dicho– de apostar por un modelo de empresa de partenariado público-privado, sino por uno que incluya también a las personas. Desde el sector del agua nos esforzamos por cumplir este contrato social para que nadie se quede atrás".

Asimismo, ha puesto de relieve que "una empresa debe ser capaz de generar confianza y esto solo lo puede hacer desde la defensa de unos valores que conecten con el momento actual de la sociedad". Como ejemplo de ello, ha destacado la creación del Fondo de Solidaridad, con el que la compañía es pionera desde 2012, antes de que se legislara al respecto.

"En el caso de Aigües de Barcelona, podemos decir que a finales de 2019 se habrán destinado prácticamente 15 millones de euros y se habrá ayudado a cerca de 35.000 familias (34.695 familias). Además, nunca hemos cortado el agua a nadie que no la pueda pagar", ha añadido Simón.

En el mismo sentido, ha detallado los 68 proyectos que la Fundación Agbar mantiene con entidades sociales, centrados en luchar contra la pobreza, fomentar el empleo para colectivos en riesgo de exclusión social y garantizar las mismas oportunidades educativas para todo el mundo. Unos proyectos de los cuales, a día de hoy, se benefician unas 21.000 personas atendidas por estas entidades sociales.

"Este contrato social con los ciudadanos no debe ser bilateral, sino una acción conjunta de todos: administraciones, empresas y sociedad civil", ha manifestado.

"Aigües de Barcelona está bien constituida hasta 2047"

En una clara alusión a la importancia de una gobernanza que garantice la viabilidad de este contrato social, Ángel Simón ha destacado su preocupación por el "menosprecio a las normas" y por cómo se pone en duda "la seguridad jurídica cuando estas no encajan a gobernantes que confunden el interés político con el interés público, aspectos que no tienen por qué ser coincidentes".

"Esto último lo hemos vivido especialmente en Agbar estos últimos tiempos. Ha hecho falta que el Tribunal Supremo deje claro lo que todos sabíamos: que Aigües de Barcelona es el concesionario del Área Metropolitana de Barcelona y que la empresa mixta con participación de la administración metropolitana está bien constituida hasta el año 2047".

En su intervención, Ángel Simón también ha destacado la necesidad de tomar conciencia de que el agua, un recurso esencial, es también un recurso finito y cada vez más escaso. En ese sentido, ha recalcado que hay motivos suficientes para trabajar con el objetivo de asegurarnos de que no lleguemos a un escenario futuro sin agua.

"Nuestra propuesta va en sintonía con la sostenibilidad y, en consecuencia, hacia el cambio de paradigma: avanzar hacia una economía circular es una cuestión prioritaria", dijo. En este sentido, ha propuesto la reutilización del agua como solución para garantizar su disponibilidad. Es decir, que una vez usada el agua, no se devuelva al medio, sino que sea tratada para volver a ser reutilizada.

"Así –ha concluido–, mejoraríamos considerablemente la garantía de suministro y disminuiríamos de forma significativa el impacto de la sequía, una realidad que afecta a nuestro país, en zona de estrés hídrico, de manera cíclica".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad