Amnesia invertirá más de 30 millones en una macrodiscoteca en el Fòrum

stop

IMPORTANTE INVERSIÓN EN BARCELONA

Instalaciones del Port Fòrum.

31 de enero de 2012 (21:09 CET)

Después de cinco años semivacío, el puerto del Fòrum (en el límite municipal Barcelona y Sant Adrià de Besòs) al fin tendrá vida comercial. La famosa discoteca Amnesia, de Ibiza, desembarcará en las instalaciones para crear una gran zona de ocio nocturno.

El empresario Martín Ferrer, que gestiona la marca Amnesia y una buena parte de las fiestas organizadas en Ibiza, ha aprovechado la delicada situación financiera de la empresa concesionaria de los locales, la madrileña Montmare, para hacerse con los permisos de explotación de la mayoría de los locales.

Montmare adquirió en el 2002 los derechos de explotación de los establecimientos, pero tuvo un fracaso rotundo en sus intentos por alquilar espacios a empresarios de hostelería. La empresa tiene un contrato vigente hasta el 2032.
La transacción ha sido facilitada gracias a un crédito concedido por el Banco Sabadell por más de 30 millones de euros, según informan fuentes cercanas a la operación.

La discoteca ya está elaborando el proyecto arquitectónico y ha comenzado a tramitar los permisos para el inicio de los trabajos. “Estamos trabajando en ese proyecto, pero todavía no tenemos todos los detalles cerrados”, explicó el empresario Martín Ferrer a este diario.

Selección de locales

El plan pretende crear una zona de ocio nocturno exclusiva y por ello, la discoteca ha adquirido varios locales para seleccionar los bares que se instalarán a su alrededor, según han confirmado fuentes cercanas a la empresa.

Uno de los principales temores de los ayuntamientos de Barcelona y Sant Adrià es que la zona se convierta en un segundo Maremagnum y que termine con conflictos callejeros y quejas vecinales. Por ello, la administración ve con buenos ojos que la discoteca imponga exigencias al resto de comercios.

El gobierno local, que en un principio se opuso a la instalación de una macrodiscoteca, ahora bendice la llegada de inversión al lugar tras superar el peligro de que la zona quedara totalmente abandonada.

Hasta hace poco, tan sólo un restaurante y dos empresas de alquileres de embarcaciones permanecen abiertos entre los 64 locales disponibles. La llegada de Decatlhon, en el 2009, tampoco tuvo los efectos de reanimación comercial esperados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad