Foto de grupo de los ponentes del congreso de Fepime. En el centro, Joaquim Gay de Montellà, María Helena de Felipe y Antonio Garamendi. /FEPIME

Antonio Garamendi ya se ve presidente de la CEOE

stop

El congreso de Fepime reúne en Barcelona el presente y el futuro de la patronal española y catalana con Rosell, Garamendi, Gay de Montellà y Sánchez-Llibre

Josep Maria Casas

Economía Digital

Foto de grupo de los ponentes del congreso de Fepime. En el centro, Joaquim Gay de Montellà, María Helena de Felipe y Antonio Garamendi. /FEPIME

Barcelona, 04 de junio de 2018 (21:43 CET)

Todavía faltan seis meses para las elecciones de la CEOE, pero Antonio Garamendi ya se ve presidente. Tiene el camino expedito para relevar a Joan Rosell al frente de la gran patronal española. En declaraciones a Economía Digital, Garamendi asegura que “no hay rival” que aspire a disputarle la presidencia.

En la actualidad, Garamendi es vicepresidente de la CEOE y presidente de Cepyme, la gran patronal de las pymes españolas. Indica que en febrero o en marzo del próximo año, cuando haya relevado a Rosell, reunirá a los diez vicepresidentes de Cepyme para decidir quién será su sucesor en esta última patronal. No da pistas. “Puede ser él”, dice señalando al patrón valenciano Salvador Navarro, que estaba a su lado cuando hizo este comentario.

Sin embargo, diversas voces patronales sitúan a la abogada barcelonesa María Helena de Felipe, presidenta de la catalana Fepime, en la línea sucesoria. Precisamente, este lunes se celebró en Barcelona el tercer congreso de Fepime. Congregó el presente y el futuro de las patronales hermanadas CEOE, Cepyme y Foment del Treball.

El congreso lo abrió Rosell y lo cerró Garamendi y De Felipe. También intervino en la clausura el presidente de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà, que no se puede presentar a la reelección prevista para diciembre al haber cumplido el límite de mandatos. En primera fila estaba su más que probable relevo, Josep Sánchez-Llibre, que ya está trabajando la candidatura. Ninguno de los actuales vicepresidentes de Foment ha mostrado interés por la sucesión de Gay de Montellà.

El acto se realizó en el auditorio de Foment del Treball. En primera fila también estaba Antoni Abad, presidente de Cecot. Esta patronal fue expulsada en febrero pasado de Foment, a instancias de Gay de Montellà, pero sigue vinculada a Fepime.

Joan Rosell anima a “mirar positivamente” los cambios políticos y la derogación del 155

Fepime renovó este mayo a su junta directiva. No fueron necesarias unas elecciones porque De Felipe fue la única candidata. Sin embargo, todavía no ha designado a los seis vicepresidentes que la acompañarán en la junta ejecutiva.

De Felipe debe decidir si mantiene a  Abad entre sus vicepresidentes. Por el peso de Cecot, merece el puesto, pero mantenerlo supondría una “afrenta” a Gay de Montellà. Fuentes de estas patronales indican que el conflicto se centra únicamente entre Foment y Cecot, o dicho de otro modo, entre Gay de Montellà y Abad. No hay ningún conflicto entre Cecot y Fepime.

El tercer congreso de Fepime se centró en la digitalización de las pymes. Se habló poco o nada de política. Estaba previsto que lo inaugurase la ministra Dolors Montserrat, pero la caída del presidente Mariano Rajoy impidió su presencia. Curiosamente, el secretario de Empresa y Competitividad de la Generalitat, Joan Aregio, del Pdecat, intervino para despedirse. Este era su último acto como político. Anunció que a partir de ahora se dedicará a otros proyectos.

En declaraciones a los medios, Rosell dijo sobre la situación política que siempre que se abren nuevos escenarios –nuevo presidente en España, nuevo gobierno en la Generalitat y derogación del artículo 155- “hay que mirarlos positivamente”. Añadió que todos “nos hemos de dar una oportunidad”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad