Barcelona indultó por escrito de la moratoria al hotel de la Torre Agbar

stop

Polémica turística

Imagen de archivo de la Torre Agbar, que finalmente acogerá un hotel de lujo

en Barcelona, 01 de agosto de 2015 (21:21 CET)

La reconversión de la Torre Agbar en hotel no está afectada por la moratoria de Ada Colau. Así lo certificaron, y consta por escrito en un documento oficial del consistorio, los funcionarios del Ayuntamiento de Barcelona este viernes a Emin Capital, la compañía que ha comprado el edificio para convertirlo en hotel de lujo, según ha podido saber Economía Digital.

Fuentes cercanas a la negociación han explicado que, en la reunión que mantuvieron el jueves 30 de agosto los representantes de Emin Capital con miembros del Ayuntamiento, el fondo pidió una aclaración expresa, que el consistorio respondió por escrito al día siguiente.

Desmentido sin valor

Este documento desmiente la versión de Janet Sanz, teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, que este sábado ha matizado la noticia anunciada el viernes por Emin: que el hotel de la Torre Agbar no estaba afectado por la moratoria. Curiosamente, el documento sale del área de urbanismo, que depende de su concejalía.

Sanz ha asegurado que Emin "se ha precipitado" al anunciar que podrá hacer el hotel sin moratoria y que el Ayuntamiento tendrá la última palabra. La tendrá sólo si el proyecto incumple la ley, pero no si es correcto, ya que está exento de la moratoria porqué la licencia fue solicitada antes de dicha moratoria y porqué, además, Emin cuenta con garantías por escrito.

Por silencio administrativo

El fondo solicitó la licencia el 11 de junio, dos días antes de la toma de posesión de Ada Colau como alcaldesa. El Ayuntamiento debía responder en 30 días, pero no lo hizo, de manera que Emin ya podía obtener la licencia por silencio administrativo. Una vez cumplido este trámite, la ley da seis meses para presentar el proyecto, y durante este tiempo está exento de cambios regulatorios.

Este es el argumento que hacía irrechazable la licencia para Emin Capital y que, en la reunión que mantuvieron el pasado jueves, el fondo recordó al Ayuntamiento. Éste tuvo que aceptarlo, aunque a regañadientes, pero el certificado que entregó a Emin no hacía referencia a la moratoria.

Para cubrirse las espaldas, el fondo pidió una aclaratoria sobre este punto. El Ayuntamiento tenía 48 horas para responder pero no las necesitó. La cercanía de las vacaciones provocó una respuesta rápida del consistorio barcelonés, que certificó por escrito el viernes 31 que el hotel no está afectado por la moratoria.

No es una excepción

Esto debía dar por terminada la polémica sobre la reconversión de la Torre Agbar en hotel, pero después de que el viernes muchos medios dijeran que el Ayuntamiento había hecho una excepción, Janet Sanz salió al paso con contundencia poniendo en duda el proyecto.

El consistorio no hizo ninguna excepción, según fuentes jurídicas consultadas: debía aceptar la licencia por imperativo legal, ya que estaba presentada dentro de plazo. En caso contrario, caía en prevaricación, lo que está tipificado como un delito penal.

Lo que sembró la confusión es que, desde que Colau anunció la moratoria hotelera, se dio por hecho que el hotel de la Torre Agbar estaba afectado, y ni el Ayuntamiento ni Emin dijeron lo contrario. Parece ser que el fondo utilizó un cauce poco habitual, lo que provocó que en el consistorio no tuvieran constancia de ella. Cuando por solicitud de Emin, tuvieron constancia de ella, ya habían pasado más de 30 días y debía ser aprobada por silencio administrativo, lo que no sentó nada bien al Ayuntamiento.

Seis meses para presentar el proyecto

Ahora, Emin Capital tiene seis meses para presentar el proyecto. Si no lo hiciera en este plazo, sí que pasaría a estar afectado por la moratoria. Pero no es probable que espere tanto, visto lo visto. Lo que parece claro, y así lo ha dicho la teniente de alcalde, es que el Ayuntamiento mirará con lupa el proyecto.

Emin Capital compró la Torre Agbar en 2013 por 250 millones de euros para convertirla en un hotel de lujo de más de 400 habitaciones, que, si no hay sorpresas legales, debería abrirse en la primavera de 2017.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad