Tienda en el centro de Londres de 02, la filial británica de Telefónica. REUTERS/Suzanne Plunkett

Bruselas mete a Telefónica en un serio aprieto de 13.300 millones

stop

La Comisión Europea bloquea la venta de O2 al operador chino Hutchison Whampoa. La operación era clave para reducir la cuantiosa deuda de la multinacional española

Ismael García Villarejo

Tienda en el centro de Londres de 02, la filial británica de Telefónica. REUTERS/Suzanne Plunkett

Madrid, 11 de mayo de 2016 (13:00 CET)

Los reguladores antimonopolio de la Unión Europea (UE) bloquearon el miércoles la adquisición de O2 prevista por parte de CK Hutchison Holdings a Telefónica. La operación está tasada en 10.300 millones de libras (13.300 millones de euros). Bruselas sostiene que el traspaso conllevaría subidas de precios de la telefonía móvil en el Reino Unido.

La Comisión Europea (CE) justifica que las concesiones que había propuesto Hutchison no eran suficientes para superar los temores sobre una situación de práctico monopolio. Hutchison, controlada por el hombre más rico de Asia, Li Ka-shing, planeaba ampliar su presencia en el Reino Unido, donde ya opera como Three.    

"Nos preocupaba que los consumidores hubieran tenido menos posibilidades de elección para encontrar un paquete móvil que se adapte a sus necesidades y pagaran más que sin el acuerdo", dijo la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, en un comunicado. Si la operación hubiera recibido luz verde, los operadores móviles en el país se habrían reducido de cuatro a tres.

Las alternativas de Telefónica

La comisaria añadió que el acuerdo también habría obstaculizado la innovación y el desarrollo de la infraestructura de red en el Reino Unido. Minutos después del anuncio, Telefónica se apresuró a decir que el veto de Bruselas a la venta de su filial británica no modificaba las proyecciones a medio plazo.

"Telefónica mantiene los objetivos financieros, la ratio de apalancamiento y la política de dividendos propuesta", dijo la española en un escueto comunicado. La multinacional ya dijo recientemente estar preparada con una batería de alternativas para intentar reducir su deuda de 50.000 millones de euros si fracasaba la venta de O2.

La acciones del grupo que preside José María Álvarez-Pallete reaccionaron con pérdidas de más del 2% en el IBEX.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad