El hotelero Joan Gaspart, presidente del comité ejecutivo de Turisme de Barcelona. / EFE/Toni Garriga

Las cabezas que peligran tras la toma soberanista de la Cambra

stop

Empresarios que representan a la Cambra de Barcelona en otras instituciones económicas dimitirán antes de que los independentistas los echen

Barcelona, 14 de mayo de 2019 (04:55 CET)

El nuevo comité ejecutivo de la Cambra de Barcelona que se constituirá en junio deberá decidir sobre la continuidad de sus representantes en diversos organismos económicos. Sin embargo, algunos se irán antes de que los echen los independentistas, según avanzan fuentes de esta corporación empresarial.

Empresarios independentistas vinculados a la Asamblea Nacional Catalana y al Centre Català de Negocis alcanzaron la mayoría absoluta en las recientes elecciones a la Cambra. Este lunes se presentaron los resultados oficiales. Aunque todavía no han anunciado a quien propondrán como presidente, confirman que un hombre y una mujer se repartirán la presidencia durante los próximos cuatro años de mandato. Se han postulado Pere Barrios, Joan Canadell y Mònica Roca.

La Cambra designa representantes en organismos económicos como Turismo de Barcelona, Zona Franca de Barcelona, el Puerto, el comité de rutas aéreas y en la Cámara de Comercio de España. El próximo comité ejecutivo de la Cambra decidirá quién le representa en estas entidades.

Fuentes empresariales apuntan que algunos de los actuales representantes prefieren dejar sus cargos antes de que los echen o de quedar a las órdenes del equipo independentista de la Cambra. Aseguran que habrá muchos “movimientos” en Turisme de Barcelona.

Según los estatutos de Turisme de Barcelona, su comité ejecutivo está presidido por el propio presidente de la Cambra. No obstante, Miquel Valls delegó la presidencia en el hotelero Joan Gaspart.

Los independentistas de la Cambra no solo deberán decidir sobre la continuidad de Gaspart, sino sobre tres vocales del comité ejecutivo, así como 12 de los 26 vocales del consejo general si no se van antes. Entre estos últimos aparecen en representación de la cámara barcelonesa Pedro Fontana (Emesa), Enrique Lacalle (Automobile), Javier Pérez Farguell (Association for Corporate Growth), Lluís Vendrell (Unión Suiza) o el restaurador Santiago Soteras (Grupo Soteras).

El Puerto y la Zona Franca

La Cambra también tiene un representante en el consejo de administración del Puerto de Barcelona (Joan Llonch, presidente de la Asociación de Concesionarios de Mercabarna) y en el comité ejecutivo de la Zona Franca de Barcelona (que es el propio Miquel Valls).

Cuando hace unos meses se preguntó a Valls que haría cuando este junio abandone la presidencia de la Cambra, después de 17 años en el cargo, recordó que sigue como vicepresidente de la Cámara de Comercio de España. Sin embargo, este último puesto de vicepresidente también está en manos de lo que decida el nuevo equipo de la Cambra.

Joan Canadell, portavoz de la lista de empresarios independentistas que se impuso en la Cambra, avanzó que tienen en mente separarse de la Cámara de España que preside José Luis Bonet. No ponen plazos para este proceso.

Cámara de España

Fuentes de la Cámara de España recuerdan que la Cambra de Barcelona forma parte de su pleno y ocupa una de las vicepresidencias porqué así lo decidió la Generalitat. Como administración tutelar de las cámaras catalanas, el gobierno de Quim Torra tomó la decisión en diciembre pasado que Cataluña estuviese representada en la Cámara de España por las corporaciones de Barcelona y Lleida.

Del pleno de la Cámara de España tan solo forman parte 27 de las 85 cámaras de comercio territoriales, además de 28 grandes corporaciones empresariales, representantes de ministerios y patronales. Son los gobiernos de las autonomías los que designan a las cámaras que les representan. A Cataluña le corresponden dos.

Si la Cambra de Barcelona quiere irse del pleno de la Cámara de España, la Generalitat deberá proponerlo formalmente. Después será el pleno de la cámara que preside Bonet la encargada de ratificarlo.

Irse de la Cámara de España puede tener consecuencias económicas. A través de este organismo se canalizan los fondos europeos que se distribuyen a todas las cámaras de comercio territoriales.

No se producirán cambios en Fira de Barcelona porque su consejo de administración se renovó el pasado diciembre. Al presidente de la Cambra le corresponde proponer el candidato a la presidencia previo acuerdo con la Generalitat y el Ayuntamiento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad