El nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell (c), entre sus vicepresidentes Mònica Roca (i) y Pere Barrios (d). /EFE/ Marta Pérez

Canadell defiende el Estado propio en su discurso en la Cámara

stop

El independentista Joan Canadell tiende la mano a todas las candidaturas en su discurso de toma de posesión como presidente de la Cámara de Barcelona

Josep Maria Casas

Economía Digital

El nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell (c), entre sus vicepresidentes Mònica Roca (i) y Pere Barrios (d). /EFE/ Marta Pérez

Barcelona, 17 de junio de 2019 (11:11 CET)

El independentista Joan Canadell preside desde este lunes la Cámara de Comercio de Barcelona. El relevo se ha visto envuelto por la polémica. Un notario intentó suspender el pleno de proclamación.

Canadell se proclamó presidente por 36 votos a favor de los 54 emitidos. Los 18 restantes votaron en blanco. Faltaron seis miembros del pleno. Entre los ausentes estaban los representantes de Abertis y Damm.

Si candidatura, Eines de País (Herramientas de país), sacó 31 vocalías en las elecciones del pasado mayo, pero este lunes obtuvo siete votos adicionales procedentes de la lista de Enric Crous y de la candidatura de Pimec.

En su primer discurso, antes de su investidura, Canadell mostró un perfil suave. Indicó que el “objetivo prioritario” será “desarrollar el máximo potencial de la economía y de las empresas catalanas”. Precisó que este máximo potencial llegará “cuando tengamos un Estado” propio, pero mientras no se haga realidad se mostró dispuesto a trabajar con el actual marco legal.

Sin embargo, una vez proclamado, Canadell cargó las tintas: defendió el estado propio para Cataluña, el derecho a la autodeterminación y cerró su intervención con un recuerdo para los políticos presos: “os queremos pronto en casa”.

“Dejarnos soñar que seremos un Estado: miraremos de hacerlo realidad dando argumentos” a los que ahora no son partidarios, afirmó.

Atacó el centralismo del estado español.  “El estado no nos va a favor, sino en contra. No tenemos un Estado a favor que revierta los beneficios en el país”, subrayó.

Objetivos empresariales

En el plano empresarial, se marcó como segundo objetivo trabajar para las pymes, “sin olvidar a las grandes empresas; y el tercero, la convocatoria de diversas consultas entre el empresariado. Canadell subrayó que con estas consultas intentarán “democratizar al máximo nuestra institución”.

Con anterioridad, avanzó tres de estas consultas: sobre la Cámara de Barcelona debe involucrarse en le proceso de independencia; sobre la posibilidad de declarar al rey Felipe VI persona non grata; y sobre la soberanía fiscal.

Canadell tendió la mano a la colaboración con otras candidaturas. Indicó que se propone nombrar a 25 vocalías con voz pero sin derecho a voto. Piensa incluir empresas tecnológicas y del ámbito científico. “Entre todos debemos decidir quienes son los mejores representantes”, apuntó.

Candidato único

Canadell constató que es el único candidato que se presenta a la presidencia. Recordó que consiguieron 31 de las 40 vocalías que se sometieron a votación en las elecciones del pasado mayo. El pleno lo conforman 60 vocalías, incluidas las 14 correspondientes a las empresas patrocinadoras y las 6 de las patronales.

Puso como modelo la Cámara de Milán, con un presupuesto de 80 millones de euros, cuatro veces más que la de Barcelona. No obstante, no detalló los planes para alcanzar tal volumen.

El pleno de toma de posesión del nuevo presidente se inició con cierta tensión porque un notario intentó suspender el pleno. Un grupo de 22 empresarios, entre los que se encuentran los excandidatos Carles Tusquets y Ramon Macià, han enviado el notario amparados en un recurso de alzada que interpusieron ante la Consejería de Empresa de la Generalitat. Impugnaron la designación de 35 vocalías por supuestas irregularidades en el proceso electoral.

Al finalizar este lunes la votación en la que se proclama presidente a Canadell, Tusquets elevó una queja a la mesa del pleno porque no informó durante la sesión de la existencia de un recurso de alzada.

En una entrevista a La Vanguardia, Canadell anunció que este mismo lunes, día de su proclamación como presidente, se dará de baja de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad independentista que auspició la candidatura electoral que se impuso en las elecciones camerales del pasado mayo.

La ANC promovió una campaña contra las empresas que trasladaron su sede social fuera de Cataluña. Curiosamente, algunas de las grandes corporaciones que mudaron su sede ocupan ahora uno de los llamados “sillones de plata”, que se reservan a las 14 empresas que han efectuado la mayor aportación voluntaria a la cámara. Pagan por ello más de 75.000 euros al año.

Canadell cederá la presencia dentro de dos años, a medio mandato, a su ahora vicepresidenta primera, la ingeniera Mònica Roca. Canadell también presidirá Turismo de Barcelona, un consorcio público-privado participado por el Ayuntamiento de Ada Colau, una fundación y la Cámara. Sin embargo, tan solo se plantea presidirlo durante una primera etapa, hasta que delegue en otro de los actuales miembros del pleno cameral.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad