Castellano gestionará ahora un patrimonio de más de 80 millones

stop

Tras su marcha de NCG, el ejecutivo administrará su fortuna a través de dos sociedades patrimoniales y una sicav, y prepara la salida a bolsa de ONO, operadora que preside

José María Castellano / EFE

22 de enero de 2014 (20:04 CET)

Poco engordarán su fortuna los 300.000 euros, correspondientes a una anualidad del salario como presidente de Novagalicia, que José María Castellano se lleva con su marcha del banco recién privatizado. El ejecutivo coruñés no tenía blindajes. Y poca falta le harán si se repasa la estructura y evolución de sus sociedades patrimoniales, gestionadas desde una family office con base en A Coruña. Solo dos firmas de inversión, como son Nakadama y Alazady, de propiedad familiar y de las que cuelgan diversas participaciones, gestionan un volumen de activos de 84,6 millones de euros.

Cuando llegó a la presidencia de NCG eran muchos quienes en el entorno de Castellano se preguntaban qué hacía el catedrático coruñés embarcándose en semejante aventura. Y se apoyaban para lanzar su advertencia precisamente en el patrimonio que ya entonces administraba José María Castellano, una fortuna que se remonta a la salida a Bolsa de Inditex, de la que  fue vicepresidente y primer ejecutivo. De la family office del ya ex presidente de Novagalicia cuelgan dos sociedades con las que canaliza sus inversiones, que tienen idéntico objeto social: “Participar en sociedades o entidades civiles o mercantiles, españolas o extranjeras, cualquiera que sea su fin u objeto, mediante la suscripción de capital o adquisición por cualquier título de acciones o participaciones”.

Estructura e inversiones del grupo


Nakadama y Alazady, las dos herramientas de inversión, fueron constituidas entre noviembre y diciembre de 2001, apenas unos meses después de la salida a bolsa del gigante textil. Hoy en día, los activos gestionados a través de Nakadama se sitúan en 37,3 millones de euros. De esta firma cuelgan otras dos sociedades de forma directa (Alazady España e Inversiones Alazady), y opera como sociedad dominante dentro del grupo patrimonial de Castellano, que no está obligado a presentar su balance y cuenta de resultados de forma consolidada. Solo Alazady gestiona unos activos por importe de 47 millones, con un patrimonio declarado en 2012 en el Registro Mercantil de 33,7 millones. En total, ambas sociedades suman un patrimonio de 70,9 millones, con unos activos de 84,6 millones de euros.

De Alazady, que tiene como socio único a Nakadama y como administradora solidaria a María Teresa Vázquez Abad, esposa de Castellano, cuelgan toda una serie de participaciones que perfilan los intereses empresariales de la family office. El ex presidente figura como secretario del consejo en ambas sociedades. Alazady declara un 99,6% de Carivega de Inversiones, una sociedad de inversión en capital variable (sicav) de tributación laxa y con un capital máximo escriturado de 23,8 millones. También cuenta con un 99% de Bosque de Xaz, una inmobiliaria cuyo valor contable está situado en 2,2 millones, y un 50% de Artinver Activos, participación valorada en 27,7 millones.

Energía eólica y fotovoltaica

Alazady, que opera como un holding de participaciones dentro del grupo, también suma empresas en otros sectores, como Alazady Biotecnológica y Muiños de Vento Galegos, ambas participadas al 100%. Precisamente, Muiños de Vento fue la sociedad que logró paralizar en los tribunales el primer concurso eólico impulsado por el Gobierno bipartito de la Xunta de Galicia, que precedió a Alberto Núñez Feijóo. A través de Alazady, Castellano también ha participado en el negocio de la energía solar fotovoltaica. Prueba de ellos son los paquetes en dos firmas del grupo Delta Bonillo Fotovoltaica, gestionadas por la firma madrileña Abastecimientos Energéticos, que también se encargó en su día de las inversiones en este sector de la ya fallecida Rosalía Mera, cofundadora de Inditex.

Al tiempo que gestiona este patrimonio, que supera de largo el destinado por destacados empresarios gallegos para tomar un paquete de Novagalicia y que vieron esfumarse finalmente su inversión tras una operación acordeón impulsada por el FROB, el ex presidente de NCG también afronta la salida a Bolsa de ONO, la operadora de cable que preside. Está previsto que la operación se lleva a cabo en primavera.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad