Cataluña limita de nuevo los horarios comerciales en pleno auge de Amazon

stop

La patronal de las grandes superficies cree que la nueva ley, que pretende favorecer al pequeño comercio, beneficia a Amazon

Una tienda de ropa en Barcelona.

Madrid, 25 de mayo de 2017 (08:00 CET)

La nueva ley catalana de comercio vuelve a abrir el debate de los horarios comerciales, los días de cierre obligatorio y los períodos de rebajas. En plena avanzada de Amazon y del comercio electrónico, el anteproyecto de ley propone la restricción en los días y horas de apertura para los comercios cuando servicios como Amazon Prime Now ofrecen incluso productos frescos en menos de dos horas en el domicilio, incluyendo domingos y feriados.

El gobierno de la Generalitat ha elaborado una nueva ley cuyo espíritu es proteger al pequeño comerciante que tiene dificultades para competir con las grandes superficies que abren en domingos y festivos.

Pero las nuevas políticas comerciales ponen trabajas a los supermercados e hipermercados pero no contemplan ningún tipo de medida contra el comercio electrónico que producirá sólo este año el cierre de 3.500 tiendas de grandes marcas en Estados Unidos.

Proteger al pequeño, beneficiar al grande

La patronal de las grandes superficies, Anged, asegura que los criterios políticos con los que la Generalitat ha elaborado el nuevo anteproyecto de ley están enmarcados en el concepto de comercio tradicional de los años ochenta y no aborda ninguno de las amenazas que afrontan hoy tanto los pequeños como los grandes comerciantes.

“Gran parte de las limitaciones y restricciones a la actividad comercial de los establecimientos físicos carecen de sentido en el comercio digital por lo que este marco legal se convierte de facto en un elemento que perjudica la competitividad y el empleo del comercio físico frente al comercio online”, explican desde la patronal.

El nuevo enemigo de sindicatos y patronal

La amenaza de Amazon y el comercio electrónico sobre las tiendas convencionales ha hecho que los grandes sindicatos UGT y CCOO rebajen sus exigencias en las grandes superficies como El Corte Inglés y Amazon.

Uno de los máximos representantes de UGT ha confesado a este diario que, con los nuevos competidores en comercio electrónicos, las exigencias excesivas pueden castigar aún más al modelo tradicional frente al emergente.

Todos los sindicatos y comerciantes pactaron en Madrid trabajar los domingos por la amenaza de Amazon

Miguel Ángel Cilleros, uno de los máximos representantes de UGT y que optó al cargo de secretario general, reconoce que hoy patronal y sindicatos están más unidos frente a un modelo de comercio electrónico que genera un empleo muy escaso y que utiliza un ejército de robots para tener costes laborales residuales.

Cilleros aceptó negociar trabajar los domingos en el último convenio colectivo firmado entre sindicatos y patronal para los comercios de grandes superficies en Madrid. Ha sido una concesión histórica para dos sindicatos (UGT y CCOO) que no quisieron firmar el convenio anterior.

“No podíamos entrar en esa negociación colectiva para reventarla porque sabíamos que si eso ocurría, estábamos haciéndole un favor a Amazon, que es una de las grandes amenazas del sector. En el fondo, iríamos contra nosotros mismos”, explica el representante sindical.

Elementos inconstitucionales

La nueva normativa contempla un máximo de 75 horas de apertura semanal para los comercios, en lugar de 72 horas que contemplaba la normativa anterior. También establece la obligación de no abrir algunos festivos como 25 de diciembre pero da mayor libertad para hacer rebajas en cualquier período del año. 

La UE ha abierto un procedimiento por la vulneración de la ley catalana al derecho europeo

Al margen del efecto negativo que la ley pueda generar en el comercio tradicional frente al electrónico, la nueva ley vuelve a incorporar algunos preceptos que habían sido tumbados por el Tribunal Constitucional y que vulneran el derecho europeo.  

La anterior ley había sido suspendida por el Tribunal Constitucional, pero grandes superficies como Carrefour o Alcampo decidieron acogerse a los horarios que estipulaban para evitar represalias de la Generalitat.

La comisión europea también ha iniciado un procedimiento contra la nueva ley, según ha explicado la patronal del sector. La Generalitat asegura que su intención es hacer cumplir la nueva normativa. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad