stop

La distribuidora farmacéutica Cofares, líder en España, se encamina hacia unas tensas elecciones con las dos candidaturas impugnadas entre sí

Xavier Alegret

Carlos González Bosch, todavía presidente de Cofares, con el candidato oficialista, Juan Ignacio Güenechea, en el centro.

Barcelona, 20 de mayo de 2017 (07:55 CET)

Cofares se encamina hacia una guerra civil. Está previsto que el próximo 29 de junio, la mayor distribuidora farmacéutica tenga nuevo presidente, y la carrera ya ha empezado, pero lo ha hecho con más malas artes que deportividad. Las dos candidaturas se han impugnado entre sí con acusaciones de incompatibilidad, mientras la actual junta juega al golf en la costa alicantina.

Con un volumen de negocio de 2.946 millones de euros, Cofares es la líder del sector. La mayoría de distribuidoras en España son cooperativas de farmacéuticos, un viejo modelo que se inició con la unión de algunas farmacias para comprar medicamentos a la industria a mejor precio. Cofares tiene más de 10.000 socios, casi la mitad de los farmacéuticos titulares del país, llamados a las urnas.

Pese a que las elecciones son la vía para escoger al presidente, la principal cooperativa lleva 40 años sin celebrarlas, con sucesiones internas. Esto podría volver a repetirse. El actual presidente, Carlos González Bosch, y su junta, designaron al vicepresidente Juan Ignacio Güenechea como candidato oficial. De hecho, el vicepresidente ya empezó a ejercer de futuro presidente, por ejemplo en reuniones del sector, como en Infarma. Pero les salió un opositor: José Antonio López-Arias.

López-Arias, que fue director general de Cofares hasta 2012, presentó su candidatura hace diez días. Pero la candidatura oficialista no vio con buenos ojos a su competidor y se inició la guerra, que por ahora tiene a las elecciones pendiendo de un hilo. Ambos presidenciables se han enzarzado en una batalla de acusaciones que puede dejarlos a ambos fuera de la carrera. La junta decidirá a principios de la próxima semana la validez –o no– de las candidaturas.

Elecciones de Cofares: los dos presidenciables se acusan mutuamente de incompatibilidad con el cargo

La pugna empezó por la invalidación de la candidatura de López-Arias, solo seis días después de presentarse. La razón, su condición de gerente y socio de Farmacias Farmazul SA, cargos incompatibles con la presidencia de la cooperativa. El presidenciable respondió este jueves presentando un recurso a dicha invalidación, que se dirimirá entre el lunes y el martes de la semana que viene.

López-Arias argumentó que no ejerce ningún cargo en dicha sociedad, ni en otra sociedad, Consultoría de Farmacia, Medicina y Salud SL, y se mostró sorprendido de que la junta invalidara su candidatura, ya que a priori deberían de conocer esta información. Para acreditar su validez como posible presidente, aportó la documentación oficial que acredita que ya no ejerce cargos en dichas empresas ni tiene participaciones en ellas.

Pero el tema no quedó ahí. Además de recurrir su invalidación, López-Arias impugnó la candidatura de Juan Ignacio Güenechea por incompatibilidad. Éste ostentaría los cargos de administrador único de las sociedades Suplevit SL, Moncervino SL y Suplementos Vitamínicos SL y, según la impugnación, Güenechea no puede subsanar estas incompatibilidades al existir incumplimiento reiterado, ya que el candidato oficial era vicepresidente de Cofares.

En dos días, la junta electoral tiene que decidir si levanta la suspensión a la candidatura de López-Arias, o por el contrario le impide participar en las elecciones, y si suspende la de Güenechea o le permite presentarse. Mientras espera resolución a semejante lío, Cofares celebra este fin de semana en Denia (Alicante) su torneo anual de golf.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad