Colonial resurge con más de 800 millones y la mirada puesta en Inglaterra y Alemania

stop

La inmobiliaria catalana concluye su reestructuración con capacidad para invertir en los mercados tradicionales sin descartar una expansión

08 de mayo de 2014 (18:03 CET)

Colonial ha resurgido como si del Ave Fénix se tratara, con una nueva deuda, más de 800 millones para invertir y sin descartar su entrada en nuevos mercados. La inmobiliaria catalana, una rara avis en España, vuelve a zarpar con la proa en dirección a Europa, pero la mirada puesta más allá de sus mercados tradicionales. Aunque de momento se centrará en España y Francia, no descarta abrirse paso en Inglaterra y Alemania, dos destinos que encuentra, cuanto menos, interesantes.

Margen de maniobra para operar en España y Francia

La compañía se ha renovado por dentro, pero manteniendo su esencia no sólo en el ámbito empresarial, sino también profesional. Pese a la entrada de nuevos actores en la etapa que acaba de arrancar, siguen al frente del timón el presidente, Juan José Bruguera, y su número dos, Pere Viñolas, quienes han conseguido capear la crisis sin hundir ni abandonar el barco.

Tras un difícil proceso de reestructuración, Colonial “vuelve a la normalidad”, en palabras de Brugera, con una capacidad financiera de entre 100  y 200 millones de euros para seguir creciendo en el mercado español y de 700 millones para invertir en el mercado galo, a través de su filial SFL.

El mismo 'modus operandis'

Sin embargo, los planes de futuro de la inmobiliaria no se alejarán de lo que ha sido su ADN, es decir, el ámbito de las oficinas. “No vamos a hacer movimientos extraños”, ha subrayado Viñolas, en un encuentro este jueves con los medios.

Por ello, la compañía no pretende entrar en nuevos sectores como el hotelero o los centros comerciales. De momento, Colonial está reformando varios edificios en París, con una superficie total de 100.000 metros cuadrados, y estudia nuevas oportunidades de negocio tanto en Francia como en España, pero sin nada concreto sobre la mesa.

En relación a los diferentes inmuebles que ha puesto en venta la Generalitat de Catalunya, Viñolas asegura que, de momento, la compañía todavía no han mirado ninguno de los parques de oficinas que oferta la administración catalana.

Nuevos consejeros y más peso a las mujeres

Lo que sí esta claro es que en la nueva andadura que comienza la compañía, van a tener un papel importante los nuevos socios. Tras culminar una ampliación de capital de 1.263 millones de euros, pagar una deuda antigua que supera los 2.000 millones y la firma de un nuevo crédito de 1.040 millones de euros, el accionariado ha sufrido y sufrirá algunos cambios.

El Grupo Villar Mir, que controla en torno al 25%, podría llegar a controlar hasta un 29% y ganarse así una silla en el consejo. En la misma línea, el Grupo Santo Domingo y MoraBanc pasarían a ostentar entre el 7,5% y un 8% cada uno y el fondo soberano de Qatar otro 9%.

Y, junto a las nuevas incorporaciones, podrían verse más rostros femeninos en la cúpula de la inmobiliaria. “Queremos incorporar más mujeres poco a poco”, ha añadido Bruguera.

Sea como fuere, habrá que esperar para conocer cuál será el reparto final de Colonial, pero, de momento, la compañía ha conseguido dar un giro de 180 grados. Tras el boom inmobiliario y con un pie casi en el abismo, Colonial renace con nuevos apoyos y marcando una nueva tendencia en el sector.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad