Comsa Emte encalla al negociar una nueva reestructuración de plantilla

stop

La empresa presenta tres expedientes diferentes tras consolidar unas pérdidas de 155 millones

10 de diciembre de 2013 (11:04 CET)

Comsa Emte quiere reestructurar de nuevo la plantilla para garantizar la viabilidad de la empresa antes de que termine 2013. El grupo dedicado a la construcción de infraestructuras ha presentado en el último mes tres expedientes de regulación de empleo (ERE) distintos cuya negociación con los sindicatos ha llegado a un punto muerto.

La nueva reestructuración, la segunda que se negocia este año, ha empezado tras la consolidación de las cuentas del ejercicio 2012.

En septiembre, la compañía controlada por las familias Miarnau y Sumarroca reconoció unas pérdidas de 155 millones de euros, un récord en la historia del grupo. El resultado se explica, básicamente, por la quiebra de su filial constructora de Chile, que dejó un agujero de 100 millones de euros. A ello, se le debe sumar la bajada de la actividad de la construcción y las obras públicas en España.

Más tiempo para negociar

Los trabajadores de la plantilla nacional aseguran que ellos son los que pagan el pato del quebranto de este negocio. El comité de empresa de Comsa Emte señala que la rentabilidad de la masa salarial de los empleados es actualmente del 21,4% y que su productividad ha incrementado el 6% si se compara con el ejercicio anterior. Dos porcentajes que afirman que dejan a la compañía en muy buen lugar.

Con todo, la plantilla no ha cargado de frente contra los tres expedientes de regulación. Piden más tiempo para negociar las condiciones. Especialmente, su afectación.

Despidos y recortes


Los Miarnau y los Sumarroca plantearon el despido de 40 empleados de una plantilla de 245 trabajadores en España (el 16,3%) el 18 de noviembre pasado. Las salidas tendrán lugar entre enero y marzo de 2014.

A principios de diciembre, la dirección general puso de nuevo sobre la mesa de los representantes de los trabajadores dos nuevos ERE que modifican sustancialmente las condiciones de trabajo. Plantea reducir el 11,35% los salarios en Comsa Emte y el 14,50% en Comsa-SAU. Además, también pretende modificar el sistema de abono de la retribución variable. A partir de 2014, se pagará de una sola vez en marzo del año siguiente. Esta retribución ya ha levantado polvareda anteriormente, ya que se negocia casi de forma individual con cada empleado de la compañía.

Regulación en mayo

Comsa Emte ya aplicó un ERE en el grupo el pasado mayo. El proceso de negociación fue igualmente complicado. Finalmente, la dirección cedió ante las peticiones del comité de empresa y modificó algunos puntos ante la convocatoria de una huelga en la compañía.

Los trabajadores también denunciaron que la información económica presentada en ese proceso fue “opaca”. Una queja que, de nuevo, han puesto sobre la mesa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad