Un cable de distribución eléctrica, cuyas compañías como Naturgy o Iberdrola demuestran una recuperación desigual en la economía / Pixabay

El consumo eléctrico delata la profunda crisis de la industria

stop

La fuerte y sostenida caída de las comercializadoras energéticas de la industria (Fortia y Acciona) preocupa al sector: "Algo no acaba de ir del todo bien"

Sergi Ill

Un cable de distribución eléctrica, cuyas compañías como Naturgy o Iberdrola demuestran una recuperación desigual en la economía / Pixabay

Barcelona, 06 de julio de 2020 (04:55 CET)

El consumo eléctrico refleja cómo el sector industrial sigue lejos de recuperarse tras el bache que ha supuesto la pandemia de coronavirus en España. Las dos principales comercializadores de la industria en nuestro país –Acciona y Fortia– sufren una caída en la compra de energía en junio si se compara con el mismo mes del año anterior. 

En concreto, Fortia vive un descenso de casi el 40% (39,6%), similar al del mes de mayo, puesto que la firma registró una bajada del 40,8% en comparación con el mismo periodo de 2019. Así lo afirma un informe de la consultoría energética JQ Advisors al que ha tenido acceso Economía Digital, basado en datos de REE. Así, Fortia, dedicada al cliente industrial, a penas mejora en junio, lo que refleja que el sector al que pertenecen sus clientes sigue en la UCI.

La otra comercializadora que también cae con fuerza es Acciona, aunque menos que su competidora. La compañía presidida por José Manuel Entrecanales registra un descenso del 20,5% en comparación a los mismos datos del junio anterior. La bajada es un poco menor que en mayo, cuando la energética se desplomó un 23,8%.

Caída alarmante del consumo energético

El director de operaciones de JQ Advisors, Roberto Pardal, ha revelado a Economía Digital que la fuerte caída y el estancamiento de estas compañías reflejan que "hay algo que no acaba de ir del todo bien en la industria", algo que genera preocupación en el sector: "No estamos en la era Covid, sino en la post-covid". 

Aunque el turismo concentra toda la atención, la industria también ha sufrido mucho. En pleno confinamiento, el índice de producción industrial (IPI) de abril reflejó que el sector había caído un 33,6% con respecto al mismo mes de 2019. Según publicó el Instituto Nacional de Estadística, la producción industrial acusó una inédita caída en abril que, si nos fijamos en los datos de compra energética, en junio todavía no se ha recuperado. 

Naturgy y Endesa se recuperan

Donde la compra de electricidad sí que refleja mayor recuperación es en el consumo doméstico y en el sector servicios. Las tres principales eléctricas –Endesa, Iberdrola y Naturgy– acusan una leve bajada en comparación con el junio anterior.

Endesa es la que registra la mayor caída, un 11,3%, un poco inferior al 12,4% de la caída en el mes de mayo. Iberdrola empeora porcentualmente su caída, puesto que pasa del 2,1% hasta el 3,9%. Naturgy es la que más se recupera, y pasa del 4,4% hasta solo el 2,7%. 

"Ha habido pequeños movimientos en las grandes empresas para no tener una pérdida de cuota significativa", ha explicado Pardal, que recuerda que estas empresas –que representan el 80% del sector en España–, no han sufrido grandes caídas. 

En cuanto a las comercializadoras emergentes –como Nufri (239,7%), Energía Colectiva (105,9%) o Nace (104,8%)–, se aprecia una subida por su propio crecimiento orgánico. "Hay algunas que están haciendo las cosas bien", ha sostenido Pardal. El experto consultor insiste en reflejar que esta expansión se debe a su esfuerzo, a "innovar productos" y a hacer "trabajo de campo". 

Petroleras y emergentes

Sorprende el gran crecimiento de las petroleras, pese a la crisis energética que ha vivido España por el Covid-19. La petrolera Shell ha crecido un 490,8% en comparación con el año anterior, mientras que CEPSA lo ha hecho en un 36,3%. 

Las empresas, que se están introduciendo en el mercado eléctrico "a base de billetera" para no perder el tren del nuevo paradigma eléctrico, lo hacen a través de comprar pequeñas compañías para crear estructura y se aprovechan de su negocio original en España, el combustible fósil, como puerta de entrada. 

Pardal avisa que las petroleras sí que pueden hacer peligrar a las grandes de la energía en España. De hecho, pese a que la tasa de cambio de empresa energética es muy baja, estas compañías podrían hacerse un agujero en ese casi oligopolio de las tres grandes. Es más, algunas ofrecen servicios compartidos con la gasolina de los coches y otros servicios del hogar, como Repsol, que ya es la quinta eléctrica del país.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad