El presidente de Endesa, Juan Sánchez-Calero (derecha), y el consejero delegado, José Bogas. EFE

Endesa afea al Gobierno el diseño de la subasta de renovables

stop

La compañía energética pide cuidado al diseñar las subastas de renovables porque puede generarse una "burbuja"

Madrid, 25 de febrero de 2020 (13:15 CET)

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez "cuidado" en el diseño de las subastas de nueva capacidad renovable para evitar efectos negativos, pues, en su opinión, este sistema es el que ha creado la "burbuja" existente en España en conexiones de este tipo de instalaciones.

En la presentación ante analistas de las cuentas de la compañía, Bogas ha reiterado que, aunque no está a favor de las subastas, seguirán adelante con ellas, así como con sus planes en renovables.

Bogas ha vuelto a referirse a este asunto en la presentación de resultados ante los medios de comunicación, donde ha explicado que el diseño de las subastas a generado una "burbuja" y un "mercado paralelo" para la gente que ha solicitado estos derechos y luego los ha vendido.

Endesa, aunque no está a favor de las subastas, seguirá adelante con ellas

Endesa, controlada por la italiana Enel, anunció en noviembre su previsión de invertir 6.300 millones entre 2019 y 2021, la mitad de ellos en instalaciones renovables. 

Resultados de Endesa en 2019

La transición energética hacia modelos más sostenibles está llevando de cabeza a las energéticas. Este martes ha sido

Los resultados de Endesa para este año han estado marcados por el deterioro de la valoración de sus centrales de carbón como consecuencia de su próximo cierre. Se trata de un mal que han sufrido otras compañías del sector, como Naturgy, que hizo lo mismo en 2018.

La consecuencia para la eléctrica controlada por Enel ha sido ver desaparecer nueve de cada diez millones de su beneficio el año pasado. Ganó 171 millones de euros en 2019, un 88% menos que el ejercicio anterior: en 2018 ganó 1.417 millones.

El deterioro contable de las centrales de carbón restó 1.409 millones a los beneficios de la compañía, mientras que el deterioro de la planta de generación extrapeninsular se llevó por delante otros 404 millones.

Por lo que respecta al volumen de negocio de la energética, esta partida mejoró ligeramente respecto a 2018. Su beneficio neto ordinario se incrementó el 3%, hasta los 1.562 millones, y su resultado bruto de explotación ascendió el 6%, hasta los 3.841 millones.

El bote salvavidas para la compañía fue el mercado liberalizado de gas y electricidad, que rindió “en un entorno complicado” y dentro de un mercado regulado que se ha mantenido estable.

Hemeroteca

Endesa
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad