Telefónica enciende la cuenta atrás para cerrar sus prejubilaciones

Cumbre en Telefónica: esta es la agenda de Pallete para el consejo

stop

La primera 'teleco' española reúne al consejo de administración antes de lo previsto. Una larga lista de retos y amenazas marcan su futuro

Madrid, 09 de septiembre de 2019 (04:55 CET)

En la agenda de José María Álvarez-Pallete y el resto del consejo de administración de Telefónica no quedan días de vacaciones. El presidente de la primera teleco española ha llamado a filas para analizar la situación que atraviesa la compañía. El martes toca examinar tanto los retos todavía presentes, como la reducción de la deuda, como las amenazas que llegan desde el exterior, con el brexit de Reino Unido como uno de los principales desafíos.

El temporal no amaina para la compañía azul, que al igual que sucede en el resto de Europa, como a Vodafone (Reino Unido) y Orange (Francia), sufre en bolsa. Telefónica, pese a encontrarse en plena fase de transformación digital  — sus ingresos por voz ya no suponen ni la mitad de la facturación —  y pese a que sigue cosechando buenos resultados trimestre tras trimestre, ve cómo no convence al mercado. Su cotización ha bajado de los seis euros durante el verano, situándose así en mínimos desde hace 22 años. 

Activos estratégicos y deuda

Es el objetivo que más obsesiona al presidente de Telefónica: reducir la deuda. La herencia que recibió de manos de su antecesor, César Alierta, ha ido menguando de manera constante, pero todavía sigue pesando en la compañía.

Es por eso que, en los últimos meses, a Telefónica no solo le ha valido con deshacer su endeudamiento de manera orgánica, sino que ha pasado a colgar el cartel de se vende a algunos de sus activos que, tras ser revisados cuánto son de rentables cada uno de ellos, han pasado a dejar de ser estratégicos para el grupo.

Telefónica ha traspasado centros de datos al fondo Asterion, un porcentaje de Telxius a Pontegadea (Amancio Ortega) y su división de seguros Antares a Catalana Occidente. Las ventas han llegado también a las filiales: a la espera de saber qué sucederá con México, las filiales de Panamá, Costa Rica y Nicaragua están ahora en manos de Millicom, mientras que las de Guatemala y Salvador están en las de Carlos Slim.

El brexit y Reino Unido

Las turbulencias políticas en uno de sus mercados clave, Reino Unido, que aporta aproximadamente el 15% de los ingresos totales, también preocupan en Telefónica. Ya en febrero, el consejero delegado en Telefónica España, Ángel Vilà, en la rueda de prensa posterior a la presentación de sus resultados anuales, fue claro al respecto: "Uno tiene que prepararse para todo en cada uno de los escenarios".

Los analistas siempre han encontrado dos consecuencias negativas del brexit para Telefónica. La primera es la depreciación de la libra, que directamente deprime los beneficios y los dividendos que su filial británica aporta a la cabecera del grupo; la segunda depende de qué efectos tenga la salida de la UE en la economía de Reino Unido, donde podría producirse una ralentización.

Vilà, dando un giro a la situación, puso como ejemplo alguna circunstancia que era positiva para Telefónica. Explicó haber detectado en el mercado intenciones querer cobrar tasas de "roaming" elevadas a operadores británicos en Europa, lo que daba una ventaja competitiva a Telefónica, con presencia también en el resto del continente europeo.

Alemania 

El acuerdo de Vodafone con Liberty en Alemania, que supuso la mayor adquisición del grupo británico — se hizo con la filial alemana Unitymedia por 18.000 millones—  nunca ha sido del agrado de la operadora azul.

"Sin remedios fuertes, el acuerdo entre Vodafone y Liberty en Alemania debe ser bloqueado", explicó el consejero delegado de Telefónica Deutschland, Markus Haas, que pedía a las autoridades de la competencia de la Comisión Europea que actuasen. 

De un tiempo a esta parte se ha suavizado la situación. Telefónica ha accedido a la red fija de Vodafone y ha podido ampliar significativamente su oferta de servicios fijos, hasta proporcionar internet de alta velocidad a 24 millones de hogares en el país.

Brasil y Argentina

Que el presidente de Telefónica se reuniera personalmente con Jair Bolsonaro un día antes de conocerse el adelanto de la reunión tampoco fue casualidad. La multinacional española es fuerte en Brasil en el mercado de telefonía móvil y disputa las posiciones de vanguardia en los sectores de telefonía fija, internet, televisión y otros servicios.

Pero Álvarez-Pallete sabe que tiene que cuidar una de sus fuentes de ingresos más importantes para la compañía. Los del último trimestre crecieron a menor ritmo pese a que las inversiones fue constante: 1.696 millones de reales (unos 434,8 millones de dólares) durante el último trimestre, un 9,6 % superior al de los tres primeros meses del año pasado. 

Más delicada es la situación de Argentina, país hiperinflacionario y en el que los ingresos cayeron durante la primera mitad de año. Pese a que el negocio del país no representa más que el 5% para el grupo, se sigue con atención a la evolución económica y al resultado de las próximas elecciones generales que se celebran en noviembre.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad