Un escaparate con bebidas de Coca-Cola. ED

Daurella gana más dinero pero Coca-Cola sigue cayendo

stop

La embotelladora europea aumenta los beneficios, pero su bebida estrella vuelve a perder peso en el mercado

Madrid, 10 de agosto de 2017 (18:09 CET)

La embotelladora europea de Coca-Cola, Coca-Cola European Partners, comandada por la empresaria catalana Sol Daurella, ha mejorado beneficios en el primer semestre de 2017 hasta alcanzar los 445 millones de euros.

Coca-Cola aumenta sus ventas el 3% y el beneficio el 18% en comparación con el mismo período del año anterior. Y ha aprobado un reparto de beneficio por acción de 0,21 euros.

La compañía vende más aguas con sabores, bebidas energéticas y zumos. Y es algo de lo que saca pecho, a la luz de los resultados presentados por la multinacional este jueves. España y Portugal aumentan las ventas en 5%, impulsadas por un mejor clima.

La bebida tradicional pierde peso

Pero las buenas cifras ocultan una tendencia que marca preocupación tanto en la embotelladora como en Atlanta. La marca estrella, la bebida Coca-Cola tradicional, vuelve a perder peso al pasar del 64% al 63% de las ventas.

Es decir, casi el 40% de la facturación de Coca-Cola en Europa depende de marcas diferentes a la Coca-Cola de toda la vida. La bebida azucarada crece con fuerza en mercados emergentes pero retrocede en Estados Unidos y la mayoría de países europeos, más preocupados por los efectos perjudiciales del exceso de azúcar.

La tendencia

Las tendencias de los grandes mercados no dejan de dar señales de alarma a los directivos de Coca-Cola, ahora más concentrados que nunca en recortar gastos y optimizar procesos para maximizar los beneficios.

El consumo de refrescos de cola alcanzó el año pasado el mínimo en EEUU desde 1985, según la firma de mercado Beverage Digest. El año pasado, la venta de este tipo de productos cayó en el país alrededor del 2%. Es una cifra alarmante si se hace una proyección histórica. El consumo en litros de refresco no deja de retroceder desde 2004 y las estimaciones apuntan a que el descenso continuará.

Coca-Cola tiene que buscar alternativas y ya lo está haciendo. En Estados Unidos ha lanzado una marca de leche, Fairlife, que ha obtenido beneficios de doble dígito.

La crisis mundial del refresco también impulsó a la compañía a lanzar una nueva bebida, algo inédito en los últimos 22 años. Con Royal Bliss, un producto creado para el sector de la hostelería, la multinacional profundiza en España su estrategia de diversificación ante lo que puede venir.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad