Daurella mata a la botella más ecológica de Coca-Cola en Alemania

stop

La española Sol Daurella, que preside la embotelladora europea de Coca-Cola, entra en Alemania con recortes. Y la primera víctima es la botella que se reutiliza

Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola European Partners, y John Brock, a la derecha

Madrid, 28 de junio de 2017 (06:55 CET)

Por primera vez una directiva española entra en Alemania obligando a hacer recortes y ordena enterrar el modelo alemán de consumo de Coca-Cola, ese en el que una misma botella se lava y se reutiliza hasta 12 veces. Es caro, cuesta gestionar y, según la propia embotelladora, las botellas son más feas.

La máxima directiva de la embotelladora europea de Coca-Cola, Sol Daurella, continuará un plan que ya había sido diseñado por la corporación en Atlanta, que ve más inconvenientes que beneficios en las botellas reutilizables en Alemania.

Se trata de un plástico que permite su reutilización. Una vez se usan, se lavan, se procesan y se vuelven a llenar. De este modo, se puede reducir el ritmo de producción hasta 12 veces. Pero la gestión del sistema requiere más trabajadores y las plantas donde se producen estas botellas tienen costes operativos más elevados que las del plástico de usar y tirar, según explican fuentes cercanas a la compañía.

Por eso, la nueva cúpula de la embotelladora unificada, no quiere perder el tiempo con botellas ecológicas ni reutilizables. Un uso y a la basura. Es más económico y más rentable.

Retirada por fases

Coca-Cola ha comenzando a recortar las inversiones en sus fábricas alemanas que producen las botellas reutilizables y, por el contrario, potencia las inversiones en las plantas que producen los envases de un solo uso, según explican las mismas fuentes.

La compañía también ha eliminado las botellas reutilizables de 0,5 litros y de 1,5 litros. Ahora, el sistema de la botella más ecológica sólo queda disponible para los envases de un litro.

La embotelladora unificada pretende imponer el modelo español y francés (Francia también dejó de utilizar el sistema de reutilizables hace algunos años). Pero algunos directivos en Alemania temen que la medida ocasione un rechazo en el consumidor, y no sólo por parte de los más activistas y ecologistas.

El impacto en el consumidor

Unos de los productos más populares en Alemania son las cajas con varios refrescos además de la Coca-Cola, como el Sprite. El modelo de cajas mixtas funciona con botellas reutilizables. La eliminación del producto obligaría a repensar el sistema de cajas, muy afianzado en Alemania, donde los refrescos de Lidl y Aldi ganan posiciones.

Coca-Cola ha explicado que las botellas reutilizables tienen un aspecto menos atractivo para el consumidor. Los ejecutivos alemanes dan por hecho que el sistema terminará completamente erradicado en menos de cuatro años, pero no han aplicado un recorte drástico por miedo a una penalización por parte del consumidor alemán.

Los recortes que vienen

Los partidos políticos han acordado obligar a las marcas que especifiquen qué botellas son reutilizables y qué botellas no. Con la nueva información, que se comenzará a aplicar a partir del próximo año, los ecologistas esperan que los consumidores castiguen la compra de botellas de un solo uso en relación con las reutilizables.

Coca-Cola ha apostador mayoritariamente por el modelo de un solo uso y envases no retornables, un sistema completamente opuesto al alemán, donde impera el modelo de retorno de envases con un depósito de 15 o 25 céntimos, según la botella.

La compañía avanza en una profunda reestructuración de los negocios de las embotelladoras en todo el mundo para unificar procesos y elevar sus beneficios que se ubicaron en 6.105 millones en 2016, el 11% menos.

Tras la unificación de las embotelladoras nacionales, Coca-Cola impulsó la unificación de las embotelladoras europeas. Ahora, la compañía traslada actividades administrativas de Londres y Alemania a países de Europa del Este. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad