De Quinto avisa a la central de Coca-Cola que impondrá su estilo en Atlanta

stop

El presidente de Coca-Cola España asumirá la dirección de marketing mundial de la marca en enero y promete llevar su propio estilo, calificado dentro de su propia casa como “muy personalista”

David Placer

Marcos de Quinto, el vicepresidente ejecutivo y responsable mundial de marketing, abandona Coca-Cola | EFE
Marcos de Quinto, el vicepresidente ejecutivo y responsable mundial de marketing, abandona Coca-Cola | EFE

25 de octubre de 2014 (19:56 CET)

El mediático Marcos de Quinto, el presidente de Coca-Cola España que puede responder a cualquier anónimo o avivar polémicas en Twitter con asuntos polémicos, llegará a los headquarters de Coca-Cola en enero con una enorme responsabilidad: ser jefe de márketing de la empresa que probablemente hace el mejor márketing del mundo.

Pero De Quinto, la luz propia en una multinacional donde todos los ejecutivos se cuidan de no hacer sombra a la marca, ha dejado claro que no llegará al puesto a seguir unos parámetros preestablecidos y llevará su propio estilo al máximo cargo de márketing. “Haré las cosas a mi manera”, responde el ejecutivo a Economía Digital.

De Quinto se ha atrevido a criticar en Twitter un ERE de Telefónica y hasta se ha negado a retirar la publicidad de Coca-Cola en un reality de Telecinco acusado de humillar a una mujer. Mientras la mayoría de las marcas retiraron sus anuncios por temor a ser acusados de defender contenidos machistas, el ejecutivo criticó al movimiento Hazte Oír que pedía la retirada de la publicidad de Coca-Cola en la programación de Telecinco.

La responsabilidad social

El nuevo directivo mundial de Coca-Cola considera que la marca ha hecho un márketing emocional extraordinario desde de hace más de 40 años. “Trabajamos con emociones como las campañas de contenido político, que en estos asuntos está muy avanzado, mucho más que el márketing de productos”, explicó De Quinto, botella de Coca-Cola en mano, este viernes a un grupo de directores de recursos humanos que asistieron al congreso organizado por Aedipe (Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas) en Madrid.

De Quinto asegura que la compañía en España trabaja siempre con criterios sociales y que, por tanto, son inaceptables las presiones externas para que Coca-Cola haga más labor social. “Si un padre llega cansado a su casa después de trabajar diez horas, ¿alguien le puede exigir que vaya por la noche como voluntario al comedor social? Está bien si lo hace, pero yo creo que nadie se lo debería exigir”, argumentó De Quinto.

“Podíamos pagarle a un futbolista varios millones para que se comprara un Ferrari nuevo pero decidimos patrocinar el festival de teatro joven", añade el directivo que está convencido de que todo "lo malo" siempre es más facilmente recordable que "lo bueno". Está convencido de que esa es la razón de que tengan tanto eco los medios que recogen noticias que apuntan que Coca-Cola no es una bebida saludable.

Hasta ahora la multinacional no ha querido informar sobre quién sucederá a De Quinto al frente de la filial española.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad